Bayano contribuye a trazar ruta de unidad para avanzar

0
165
Rafael García Denvers, coordinador de la Vanguardia Torrijista.

Discurso de Rafael García Denvers, coordinador de la Vanguardia Torrijista (VT), en el acto transmitido en línea el 16 de agosto para conmemorar los 46 años de fundación del periódico Bayano.

Hace 46 años que un grupo de compañeros militantes de diferentes frentes y grupos sociales hicieron suya la necesidad de integrar un equipo capaz de orientar y denunciar las acciones que contradecían la meta colectivamente definida: liquidar la presencia colonial y completar el Proceso de Liberación Nacional.

Nos encontrábamos en el último tramo de un proceso negociador, donde quedarían muchísimas tareas pendientes, pero fundamentalmente una: la correspondiente a la vida íntima, al quehacer doméstico, en función de construir una sociedad que superara las inequidades, desigualdades y carencias existentes. Entonces, el poder de las élites dedicadas a la usurpación y acumulación, a cualquier costo, de riquezas y del control de los recursos, no tenían el manejo absoluto del Estado, pero poseían el poder económico.

Con estas características y realidades, se funda, nace, inicia su andar Bayano. Este órgano popular cumplió con su tarea de difundir, de apoyar, de orientar y de caminar junto a nuestras organizaciones que desempeñaban el papel de primera línea en la lucha contra aquellos cuya consigna podría reducirse a: “sí el dólar se va, Panamá desaparece” y estaban dispuestos a entregar su alma al diablo, con tal de impedir que las fuerzas armadas del enemigo, enquistadas en nuestro territorio, se marchasen en cumplimiento de los tratados Torrijos-Carter.

En este período, se quitaron la máscara muchas, muchísimas personalidades que estuvieron primero en contra de los Tratados al nivel del referéndum y luego, una vez aprobado los Tratados, buscaron la forma de sabotearlos e impedir que se pudieran cumplir. Esos son los que hoy dirigen el canal, imponiendo una mayoría en la Junta Directiva. Esos son los que han hecho negocios con ese canal, a través del manejo de la información, apropiándose de las riquezas que surgen de las actividades conexas a su operación. Esos son los que, incluso, han presidido gobiernos post invasión.

Esos son lo que aplaudieron la llegada del invasor y se montaron sobre los cadáveres de miles de panameños para imponer un modelo económico en el que sus beneficios fueran cada vez más intensos, más permanentes, más garantizados a través de un mercado endiosado que supuestamente regularía en beneficio de todos, pero que administrado por los poseedores del recurso financiero ha servido para sangrar al resto del país convirtiéndose en garante del despojo y el enriquecimiento sin límite de las élites, soporte de la desigualdades sociales y padre de la corrupción.

En este marco de represión, Bayano fue cortado, en cuanto a su continuidad física. Sus oficinas quedaron destruidas y sus colaboradores perseguidos, pero su justificación y misión persistían en cuanto a su esencia y compromiso. Es por ello, por lo que, a pesar de todos los inconvenientes, surge Bayano digital como continuador de la lucha, del compromiso y, especialmente, de la tarea por cumplir.

Hoy día, la tarea por cumplir se refleja en la sociedad panameña que, a pesar de sus grandes riquezas, se encuentra fragmentada y enfrentada en las calles, pidiendo el derecho a la sobrevivencia de la inmensa mayoría, porque ha sido y es prisionera de los grandes capitales, tanto nacionales como internacionales, aplaudidos por aquellos que a sangre y fuego instauraron el Modelo Neoliberal, causante del actual escenario, y aplaudidos por aquellos que por confusión ideológica no se percatan de cuáles son las verdaderas causas y orígenes de los males que nos aquejan.

Bayano digital no cae en los extremos. Bayano digital sabe, y así lo ha definido en sus documentos la V.T. Colectivo Bayano, que esta es una lucha en la que hemos de convivir con fuerzas que aún no comulgan y no concuerdan con la necesidad de hacer de este mundo un mundo más humano. El Colectivo Bayano ve, en la realidad de hoy, el efecto de una tarea inconclusa y exige superar, corregir, las deformaciones instauradas por los Gobiernos Neoliberales para beneficio de los grandes capitales.

En este cuadragésimo sexto aniversario de Bayano, reafirmamos el compromiso de ser la voz de los sin voz, de decir lo que otros callan y de no permitir falsificar el idioma que hablamos. No debemos permitir que esa falsificación ocasione la perdida de personalidad y contenido, la satanización de un sector en beneficio del ocultamiento de las sombrías intenciones del oponente muy diestro en manipular todas las condiciones y situaciones a su alrededor.

Bayano digital sabe que debe luchar contra esta realidad. Por ello, ponemos nuestros espacios a disposición y pedimos a nuestros compañeros y amigos que escriban para recuperar el significado real de las palabras, y no caigamos en la pérdida de recursos idiomáticos. No permitamos que nos roben el discurso. Por eso, ya hoy día muchos no saben siquiera que es izquierda. Simplemente, los educaron con la idea de que es algo malo, pero en el caso más elemental, izquierda y derecha son extremos de una misma realidad. Sin equilibrio no existe realidad que pueda fundamentar su existencia.

La meta sigue siendo enfrentar la inequidad, superar la desigualdad, garantizar salud, educación y trabajo, recordar las palabras de Papa Francisco y establecer un idioma conjunto, no sólo del movimiento popular per se, si no de todos los grupos coincidentes en la meta. Si mantenemos claro el norte, hemos de concluir que no hay motivo de discrepancia entre muchísimos grupos y organizaciones, ni con sectores clericales o católicos que caminan con las enseñanzas de la Iglesia original. Luchamos por tener para todos Tierra, Techo y Trabajo.

Esta fase de lucha que se presenta, para los próximos días en nuestra sociedad, con un Gobierno que no se decide a abandonar los aplausos de salón para caminar y buscar soluciones a los problemas reales del hombre y la mujer de a pie, no es la lucha entre el bien y el mal, es la confrontación entre la opulencia y el hambre.

La visión del movimiento popular de una patria libre, soberana, independiente, democrática, con igualdad de derechos y oportunidades, con estructuras redistributivas de la riqueza que permitan a una empresa privada fuerte, organizada administrativamente para superar la corrupción en su seno y que conjuntamente nos ayude a eliminar la corrupción de las instituciones estatales, que haga que el delito sea condenado y que los delincuentes no caminen y reciban el aplauso y beneplácito de esa supuesta sociedad que se enriquece a costa de nuestro sudor, no es la lucha entre el bien y el mal.

Hagamos un alto, unifiquemos fuerzas, rompamos paradigmas. No permitamos convertir palabras en lo que no son; no hagamos ni satanicemos a los que luchan por los derechos de la mayoría y no silenciemos a los que plantean soluciones que superan el estatus de vivir en una sociedad que continúe robando, que continúe sangrando, que continúe exprimiendo a las mayorías para beneficio de pequeños grupos. Eso no es de cristianos, ni de humanos. Eso es lo que defienden los oídos elegidos como grandes defensores de ese estatus de enriquecimiento y corrupción, cuyo final es abundancia para pocos y hambre, miseria y muerte para muchos.

Necesario se hace aclarar que mientras no se establezca un gobierno que se vista de pueblo y de frente se disponga a mover el fiel de la balanza hacia una distribución de las riquezas, donde todos participemos del fruto y no sólo unos cuantos privilegiados, la paz social sustentada en el equilibrio social es imposible.

Amigos y amigas, compañeros en el camino y compañeros del camino:

En muchas ocasiones nos damos el lujo de no analizar nuestros entornos y realidades, hay compañeros que no necesariamente forman parte de un mismo equipo, hay compañeros que no necesariamente concuerdan en opiniones en lo inmediato y hay compañeros que desgraciadamente creen que el que camina a su lado no es de confianza y lo convierten en su enemigo principal. Señores: entendamos algo. Lo que define en política, lo que define en la lucha social no son los rostros ni los colores, son las metas y los valores.

Determinemos quiénes tienen la misma meta, determinemos quiénes transitamos el mismo camino y de esa forma determinemos con quién hemos de caminar la ruta hacia la Liberación Nacional. No es cierto que sólo el diálogo unifica criterios. Los criterios se unifican en la necesidad, en la realidad del día a día y en la justeza de los criterios que sustentan nuestros pensamientos y acciones; la unidad se sustenta en gran medida en la equivalencia o igualdad de valores, principios, necesidades, expectativas y respeto a la vida humana, en la confianza. Partiendo de este criterio, saludamos el aniversario de Bayano y la presencia del amigo que se fue, el profesor y camarada Cecilio Simón English.

Muchas gracias.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here