Autoridades de la Comarca Naso Tijër Dí desafían al gobierno

Indígenas Naso exigen la intervención del ministro de Ambiente ante devastación del Parque Internacional La Amistad (PILA) y la presunta complicidad del director regional. El PILA abarca a las provincias de Bocas de Toro, en Panamá, y Costa Rica. En1983, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

0
160
El rey Reinaldo Santana exige el fin de los abusos contra el pueblo Naso.

(Redacción de Bayano digital)

Un comunicado emitido por el Rey del pueblo Naso Tijër Dí, Reynaldo Santana, se formuló un llamado al Ministro de Ambiente, Milcíades Concepción para que tome urgentes en relación a lo que llaman “actuaciones e irregularidades” cometidas por el director regional del Parque Internacional La Amistad, Edgar Morales, y debido a la falta de respuesta gubernamentales.

El pronunciamiento responsabiliza a la dirección de Mi Ambiente en Bocas del Toro, de haber permitido el ingreso irregular de personas y organizaciones dentro de la Comarca Naso Tjër Di, desconociendo la ley 656 sobre la comarca, las autoridades tradicionales y el pueblo Naso, que desde tiempos ancestrales ocupa las riberas del Río Tjër di (Teribe) y preserva la herencia cultural y territorial.

Entre los reclamos presentados por las autoridades del pueblo Naso destacan la falta de coordinación entre los funcionarios del PILA y la ausencia de giras conjuntas para conocer la realidad ambiental en ese parque, que es un recurso vital la población panameña.

Los indígenas exigen reconocer la autoridad de su rey, Reynaldo Santana, y demandan el cumplimiento de la ley 37 de 2 de agosto de 2016, de consentimiento previo libre e informado, que obliga al Estado al reconocimiento de sus derechos colectivos, existencia física, identidad cultural, calidad de vida o desarrollo.

En ese sentido, el rey acotó: “Es lamentable que el propio director del PILA propicie el ingreso irregular a la comarca y permita un aumento de la deforestación, tala ilegal de árboles y la caza ilegal; cuando debería estar tomando acciones para frenar el delito ambiental en coordinación con las autoridades del Consejo Naso”.

Santana adujo que fueron enviadas notas a la Regional de Bocas del Toro de Mi Ambiente, con el fin de que sean aplicadas acciones de vigilancia y monitoreo en forma conjunta en esa región, pero no han sido obtenidos resultados concretos, ya que desconocen el mandato de la autoridad local del pueblo Naso.

Advirtió que las acciones de ese funcionario demuestran la “prepotencia y displicencia” con las que las autoridades del actual gobierno quieren imponer sus modelos de manejo ambiental que van “en detrimento del pueblo indígena”.

Por otro lado, sostuvo que el comportamiento oficial contraviene el reglamento interno, en lo relativo a la conservación y manejo ambiental, aprobado a través de una asamblea general del pueblo Naso en 1973, antes de la creación de la Comarca Naso Tjerdí. Todo ello ha sido planteado sin citar normas y estándares internacionales en materia de derecho de los pueblos indígenas en este país.

Los Naso indicaron que han sido perseguidos por parte del director del PILA, hasta el extremo de haber puesto en su contra a jueces de paz, abogados y policías, a quienes han manifestado su reclamo, como sucedió con el regidor de Siellik Daniel Villagra, quien recibió amenazas de ser detenido, si respaldaba a las figuras tradicionales, como el rey Naso y el presidente del Consejo Naso.

Tras los hechos denunciados, las autoridades del pueblo Naso Tijer Dí declararon non grato al director del PILA y suspendieron todo acceso al territorio de la Comarca hasta que el ministro de Mi Ambiente no resuelva las demandas. En consecuencia, exigen su intervención urgente antes de que el conflicto se agrave.

Finalmente, solicitaron al ministro Concepción que dirima esas situaciones incómodas presuntamente desencadenadas por parte del director del PILA, Edgar Morales, o, de lo contrario, enfrentará duras protestas en las calles para ejercer el derecho indígena.

El comunicado de la autoridad Naso fue divulgado en momentos en que la Coordinadora de Pueblos Indígenas de Panamá (Coonapip) mantiene el cerco sanitario en 12 territorios y siete pueblos originarios, a causa de la pandemia de Coroavirus (Covid-19).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here