El 43 aniversario de los Tratados del Canal “Torrijos-Carter”

0
189
James Carter y Omar Torrijos firman los Tratados del Canal de Panamá. (Foto de Archivo).

Por David Carrasco

La firma de los Tratados del Canal de Panamá, celebrada en Washington el 7 de septiembre de 1977, fue un hecho histórico y, al mismo tiempo, una conquista latinoamericana y mundial. Cuando el presidente de Estados Unidos James Carter y el general Omar Torrijos estamparon sus respectivas firmas en esos textos negociados, marcaron un hito en las relaciones hemisféricas.

Los Tratados no sólo abolieron la abominable Convención Ístmica de 1903, afianzada en el concepto de perpetuidad sobre la presencia militar extranjera en suelo panameño. Además de reconocer la soberanía de Panamá sobre todo su territorio, incorporaron un calendario de descolonización y la salida de las bases en la Zona del Canal, una franja de tierras y aguas de 1.432 kilómetros cuadrados.

Sin embargo, Torrijos no estuvo satisfecho con lo alcanzado y reconoció que Panamá aún permanecía bajo el paraguas del Pentágono. En 1977, cuando senadores de Estados Unidos intentaban cambiar en forma unilateral el texto de los Tratados negociados por ambos países, el jefe militar puso en marcha un plan para volar el Canal, si el fruto de las negociaciones era borrado por reservas y enmiendas.

La aprobación de los Tratados en Estados Unidos estuvo sujeta a la Enmienda DeConcini (llamada así en alusión a su proponente, el ex senador por Arizona Dennis DeConcini), sobre el presunto “derecho de intervención” estadounidense, que emana de la Doctrina Monroe. El derecho a la intervención no existe, pero Washington se apoyó en esa idea ajena al derecho para regatear a Panamá la soberanía.

Torrijos fue claro en advertir el riesgo de perder el legado soberano y el sacrificio de los mártires de la gesta patriótica de enero de 1964, si elementos antinacionales despojasen al pueblo del ideario de luchas y convirtiesen a las áreas revertidas en un nuevo enclave. Por ello, reclamó una gran actitud vigilante, el mayor uso colectivo posible de las tierras recuperadas y el pleno cumplimiento de los Tratados.

Como lo previó el jefe del proceso liberador panameño, el texto negociado por ambos países no ha sido cumplido a cabalidad. De hecho, el vigente Tratado de Neutralidad Permanente sobre la vía interoceánica contradice la incorporación de planes bélicos estadounidenses encubiertos en la supuesta lucha antidrogas y en Operaciones Cívicas bilaterales desplegadas en la geografía nacional.

En el 43 aniversario de la firma de los Tratados del Canal, conviene tener presente que una nueva amenaza a la neutralidad de la vía acuática y la integridad territorial se cierne sobre este país, a partir de la firma de los llamados memorandos de entendimiento (MoU por sus siglas en inglés), que describen pactos bilaterales o multilaterales entre partes y se desligan del obligatorio trámite parlamentario.

Es necesario destacar el valor histórico y político de los Tratados del Canal de 1977. Son el resultado de una larga lucha popular, pero inacabada, que se apoya en principios de autodeterminación y soberanía, y en la necesidad de garantizar en la vía interoceánica el tránsito libre, seguro y expedito de buques de todas las banderas del mundo. Exigir soberanía plena es un compromiso intransferible.

En ese sentido, se invita a los lectores a sintonizar el martes 8 de septiembre, a las 7:00 p.m., el Canal 150 de Cable Onda, en el que será transmitida la entrevista al Dr. Adolfo Ahumada, ex negociador de los Tratados suscritos en 1977. La entrevista puede ser vista, además, a través del Canal de Café Bayano en YouTube.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here