APUDEP cuestiona oferta presidencial

0
156
Movilización de la APUDEP. Foto de Archivo.

Tras el anuncio del jefe del Órgano Ejecutivo, de aplicar un conjunto de medidas que ayuden a encarar la crisis que afecta a la población panameña, la Asociación de Profesores de la Universidad de Panamá (APUDEP) emitió un comunicado en el que cuestiona el pronunciamiento oficial.

En atención a la necesidad de generar un debate constructivo sobre la compleja situación que impera en este país, Bayano digital pone a disposición de sus lectores el texto de la declaración de los integrantes de la APUDEP:

Las circunstancias, en las que se encuentra inmerso el país, obligan a la Universidad de Panamá y a la Asociación de Profesores de la Universidad de Panamá (APUDEP) a exigir, a quienes regentan el Estado panameño, respuestas efectivas a las demandas sociales largamente postergada. Por la estrecha visión neoliberal que han impuesto los gobernantes, quienes han preferido privilegiar los poderes económicos de su clase social.

Hoy nuevos vientos oxigenan nuestro continente. Nos lo testimonian el accionar del movimiento popular de países hermanos. La actual coyuntura, por tanto, involucra un conjunto de acontecimientos de carácter regional, nacional y particular para nuestra sociedad.

En tal sentido, los actuales integrantes de la estructura educativa superior tienen la ineludible responsabilidad de orientar a nuestra sociedad, en este devenir histórico, hoy atrapada por la hegemonía de un sistema capitalista avasallador que busca a toda costa agudizar la inequidad al servicio del mercado, promoviendo el individualismo, negando el pensamiento libertario, amparado en propuestas con contenidos ideológicos y políticos sectarios.

En tal sentido, los universitarios comprometidos con una propuesta incluyente deben transitar y promover una visión unitaria frente a la hegemónica que pretende imponernos el capitalismo. Para ello, es importante enrumbar el debate, en torno a la crisis, en tres principios básicos: estructural, coyuntural y el cotidiano. El primero debe estar relacionado con los procesos históricos como fuente de referencia que permita la orientación oportuna de los acontecimientos. El segundo debe permitirnos el análisis de los sucesos y su posible solución a favor de los menos favorecidos socialmente. El tercero, el cotidiano, debe conducirnos a la comprensión crítica de la coyuntura y garantizarnos los insumos para la transformación estructural.

La gravedad de esa crisis nos impide dejar inadvertido la reciente comparecencia pública del primer Magistrado del Estado. El escepticismo con que se escuchó. El presente no está para divagaciones para sugerir cambios que nada cambiarán. El escueto pronunciamiento realizado en la noche de ayer por el Excelentísimo Señor presidente Laurentino Cortizo, más de aclarar, ha generado un océano de dudas y confusiones que en nada ayudan a resolver el problema de fondo.

Disminuir la poca ayuda social que recibe el pueblo, so pretexto de apariencia de trasparencia, pareciera una táctica para dividir al pueblo y confrontar pueblo contra pueblo. La llamada contención del gasto promulgada por el Órgano Ejecutivo apuntan realmente a desmejorar a los servidores públicos, a la Academia, dejando ileso a la banca beneficiada con cientos de millones de dólares en medio de la pandemia, la empresa privada favorecida con subsidios, la entrega de los incalculables recursos portuarios a Panamá Port, las exoneraciones a las grandes empresas de turismo, las concesiones mineras que afectan nuestro ambiente, la negativa a revisar el tratado de promoción comercial, tratado que está llevando a la ruina al pequeño productor agrario y su consecuencia el encarecimiento de productos de la canasta básica alimenticia, entre otras.

Señor presidente, no son los magros salarios que devengan la mayoría de nuestros funcionarios públicos lo que está acabando con el erario; son los negociados, la entrega del país a las transnacionales, en fin, la corrupción cual metástasis que invade todas las esferas institucionales, flagelo que han degradado la vida y las instituciones.

No esperemos milagros ante el desbarrancamiento de la sociedad. No esperemos que los corruptos que invaden las instituciones lo mismo que los grandes empresarios cobijados en sus organizaciones gremiales salvarán al país del caos. Por ese motivo, la Asociación de Profesores de la Universidad de Panamá (APUDEP) reitera su propuesta de desarrollar un amplio debate sobre la crisis que afecta hoy a la sociedad panameña, evidenciándose que nuestra República requiere con urgencia la transformación científica y tecnológica, política que incidan en resolver los problemas nacionales, los cuales sólo será posible con un análisis sereno articulado entre la Universidad-sociedad, única vía para garantizar el cumplimiento de los reclamos legítimos, las causas estructurales de la crisis, la cual no puede ser postergada. Como señaló Martí, ya no podemos ser el pueblo de hojas que vive en el aire con la copa cargada de flor restañando o zumbando según la acaricie el capricho de la luz o la tundra, ¡Es la hora del reencuentro y de la marcha unida!.

Hacemos un llamado al integrante de la sociedad civil a deponer sectarismo, vanguardismos e infantilismo en aras de alcanzar los objetivos estratégicos que no es otro que el establecimiento de una nueva república. Sólo la unidad y el propio pueblo sacaran a la Patria de caer en el abismo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here