Rechazan en Panamá Acuerdo TISA

0
335
Organizaciones sociales uruguayas marchan contra el TISA. En Panamá, se fragua un golpe a los consumidores.

Organizaciones panameñas emitieron una Declaración pública, expresando su preocupación por las negociaciones en torno al Acuerdo sobre Comercio de Servicios (TISA, por sus siglas en inglés), en las que se ha involucrado el gobierno panameño.

 

Alto al TISA, ¡ya!

La Federación Nacional de Servidores Públicos (FENASEP), la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá (UNCUREPA) y la Fundación Friedrich Ebert (FES), criticaron la falta de transparencia de las negociaciones, “mientras otros países, como Uruguay y Paraguay, así como las ciudades de Zurich, Lausana, Ginebra y Berna, en Europa, recientemente desistieron de continuar (las negociaciones) por clamor popular, tras considerarlas nocivas y desventajosas para sus pobladores”.

El  secretario general de UNCUREPA, Pedro Acosta, solicitó hace varias semanas información al Ministro de Comercio e Industrias de Panamá, sobre la existencia de algún mecanismo para informar a la ciudadanía acerca de las negociaciones, sin obtener respuesta de parte del sector oficial, que guarda silencio.

¿Qué es TISA?

El Acuerdo sobre Comercio de Servicios (TISA) está siendo negociado actualmente por 23 países fuera del marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y busca explícitamente ir más allá de los acuerdos de la OMC.

Los países involucrados en TISA son Australia, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Unión Europea, Hong Kong, Israel, Japón, Liechtenstein, México, Nueva Zelanda, Noruega, Pakistán, Panamá, Perú, Corea del Sur, Suiza, Taiwán, Turquía y Estados Unidos.

Sin embargo, las grandes economías emergentes de Brasil, India y China no están presentes en las negociaciones. En septiembre de 2015, Uruguay y Paraguay abandonaron las conversaciones luego de masivas oposiciones al acuerdo.

Campaña en Panamá

Al mismo tiempo que anunciaron una campaña contra TISA, las organizaciones sociales panameñas llamaron al gobierno a considerar la opinión de los sectores populares, debido a “lo peligroso y pernicioso” que pueden resultar esas negociaciones para Panamá. Si no son consultados los actores sociales, laborales, políticos y económicos, está claro que se viola flagrantemente la Constitución, la ley, y se socava nuestra dignidad democrática.

TISA busca eliminar regulaciones y leyes nacionales, respecto de los servicios. Sus temas abarcan la circulación de personas, servicios financieros, telecomunicaciones, transporte marítimo, transporte aéreo, servicios postales, servicios profesionales, comercio electrónico, transporte de mercancías, contratación pública, medio ambiente, distribución directa, los subsidios, la energía y los servicios relacionados con la salud.

Además, las partes están negociando otras “disciplinas específicas”, como la regulación nacional, la transparencia y la ubicación.

Estados Unidos estaría particularmente interesado en la liberalización de los servicios financieros, tecnologías de la información y la comunicación, los servicios postales y los cambios en la regulación nacional.

La Unión Europea también tiene un gran interés en la liberalización de los servicios financieros, de acuerdo a diversos analistas.

Nota complementaria de Bayano:

 

En Uruguay, con el rechazo al TISA, fue derrotada una  metodología de hacer política basada en el secretismo y en la soberbia de arrogarse el derecho de definir a espaldas de la sociedad, En Panamá, se ha denunciado el mecanismo de hacer transacciones debajo de la mesa y los llamados “madrugonazos” parlamentarios. A partir de este momento, la Asamblea Nacional queda bajo vigilancia ciudadana, para evitar salidas antinacionales y apátridas.

No hay comentarios

Deja un comentario