Patentar la edición de genomas pone en riesgo la nutrición del mundo

Las empresas de semillas argumentan que las herramientas de edición del genoma, como CRISPR-Cas9, podrían ayudar a reducir el tiempo y el costo en el desarrollo de hortalizas y otros cultivos resistentes a las enfermedades y al estrés del cambio climático.

1
86
Lechugas. (Foto: Yuriko Nakao/Bloomberg via Getty Images).

Por Jessica Davis Plüss y Pauline Turuban
Swisinfo.ch

En medio de la creciente inquietud sobre la capacidad del mundo para producir suficientes alimentos para un planeta asolado por el cambio climático, la edición del genoma se ha promocionado como una potencial solución. Sin embargo, el obsoleto sistema de patentes existente amenaza con sofocar este potencial y acrecentar el poder de las multinacionales.

Durante más de 10 años, los científicos de Syngenta Group, basada en Suiza, trabajaron para desarrollar una variedad de col resistente a las plagas, capaz de ser cultivada en climas cálidos y secos, y que requería menos nitrógeno para crecer, con el consecuente beneficio que esto supone para la tierra. Esta hortaliza, del tamaño de una pelota de baloncesto, fue creada además para producirse muy cerca de la superficie de la tierra, con objeto de facilitar el trabajo de los agricultores.

En exhibición en el escaparate anual de las más recientes innovaciones de Syngenta, celebrado el otoño pasado, esta col «resistente a la intemperie» se sumó a otros novedosos vegetales de diseño, como las judías verdes «resistentes a la roya», los llamados tirabeques o las lechugas «hoja de hamburguesa», que se mantienen crujientes y frescas aun después de ser aplanadas por una hamburguesa caliente y el pan correspondiente.

Pero las firmas de tecnología agrícola como Syngenta, ahora propiedad de la empresa estatal china ChemChina, ya no ven la necesidad de pasar años desarrollando nuevas variedades de hortalizas utilizando métodos de cultivo convencionales, que implican cruzar dos plantas durante varias generaciones. Ahora prefieren utilizar sistemas tecnológicos como el CRISPR-Cas9, que incluyen una herramienta de edición del genoma que permite alterar el ADN de los vegetales y otros cultivos, añadiéndoles rasgos beneficiosos y eliminando los que son indeseables, para obtener exactamente el producto que desean. Una tecnología que podría reducir el tiempo de producción de nuevas variedades hasta en un 75%.

1 COMENTARIO

  1. CLARO HOY DIA LA CIENCIA QUIERE JUGAR A DIOS….PERO MUCHO CUIDADO –VEMOS RESULTADOS DE ESOS EXPERIMENTOS ENCUBIERTOS–SIDA-CORONA VIRUS Y QUIE SABE QUE MAS AZOTE DE LA HUMANIDAD ACTUALMENTE…ESE GRAFENO EN EL CEREBRO HUMANO—DIOS MIO SALVA A TU DESCENDENCIA……

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here