Panamá y el Índice ODS

0
44
El desarrollo sostenible es una deuda pendiente en Panamá.

Por Abdiel Rodríguez Reyes
Doctor en filosofía

Panamá tiene un Índice ODS de 62,6 por debajo de varios países de la región, lo cual es otro dato más sobre nuestra situación social. Si analizamos la tabla de desempeño de la región para el 2021, de los 17 ODS, Panamá en todos está rezagado. Ahora bien, si también incluimos en este primer análisis de los resultados ofrecidos por: CODS, 2022. Índice ODS 2021 para América Latina y el Caribe, por el Centro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para América Latina y el Caribe, otros datos sobre esta situación, nos daremos cuenta de lo mucho que tenemos por hacer.

De los 17 ODS, la tendencia a un avance moderado es de 6 ODS, sólo 1 es de trayectoria esperada, es a propósito de “Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”; además, 2 ODS en decrecimiento y los demás estancados.

Incluso, en algunos casos hemos bajado. Por ejemplo: respecto a la adopción de la Agenda 2030, estamos por debajo del promedio de Latinoamérica y el Caribe de 54,5, mientras que Panamá tiene un puntaje de 53,2. Nuestro país, con tantas riquezas tiene problemas gravísimos, como la prevalencia de la subnutrición, somos el país número 15 de 26. Una de las grandes peleas de los docentes agremiados, es por garantizarle alimentación a los niños y niñas en las escuelas oficiales, para eso, es imperante invertir lo que señala la Ley Orgánica de Educación: el 6% del PIB. Lo cual no solucionaría el problema de fondo, pero por lo menos lo mitigaría.

Como se señala en el Índice ODS 2021: “El progreso que ha presentado América Latina y el Caribe en el cumplimiento de la Agenda 2030 ha sido limitado”. Y, en el caso particular de Panamá, vemos que no necesariamente las cosas pintan bien, en casi todos los puntos en que se mide la adopción de los ODS, está en el umbral del promedio o por debajo. Eso nos demuestra que en materia social tenemos mucho por hacer.

Desde una perspectiva crítica tenemos que cuestionar la idea de progreso. Por lo menos planteándonos la pregunta ¿para quién?

Históricamente, el progreso viene acompañado de desigualdades. El progreso para muy pocos se traduce en riquezas; en cambio, para otros significa concretamente destrucción, expoliación. El Índice ODS nos plantea una serie de datos iluminadores para establecer una agenda social que sólo será posible con la buena política enfocada en la vida digna.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here