Panamá apela a respaldo regional, ante crisis migratoria

En enero de 2021, llegaron a Panamá alrededor de 1.000 migrantes irregulares, mientras que en de julio de este año, esa cifra se elevó a casi 20,000 migrantes.

0
47
Reunión de cancilleres para analizar en línea el tema migratorio.

(Redacción de Bayano digital)

El gobierno de Panamá apeló al respaldo regional para ventilar el tema de la creciente ola migratoria y la crisis humanitaria y de seguridad generada, que se concentra en Colombia, y cuyas repercusiones podrían ocultar un trasfondo geopolítico y militar que lesione la soberanía panameña.
En un pronunciamiento sobre esa situación en áreas limítrofes, la ministras de Relaciones Exteriores de Panamá, Erika Mouynes, anunció el miércoles el respaldo de países convocados en la primera reunión de alto nivel sobre migración irregular, que concluyó con el “acuerdo de un próximo encuentro operativo para dar respuestas urgentes a este fenómeno emergente”.
Gracias a nuestros esfuerzos, hoy, el mundo dirige su mirada hacia la migración irregular del ‘Triángulo sur, un problema que no es solamente panameño, sino de toda la región y que destaca entre el conjunto de movimientos masivos de personas”, añadió la anfitriona y canciller de Panamá, Erika Mouynes, durante el encuentro, que calificó como un “hito histórico sin precedentes”.
Mouynes adujo que “Para Panamá, esta es una situación preocupante que requiere soluciones sostenibles en el tiempo, con la participación de todos los países que forman parte de esta ruta, sean de origen, paso o destino”. Añadió que “necesitamos el apoyo de la comunidad internacional” para generar respuestas al fenómeno migratorio a través de las fronteras.
A la convocatoria acudieron la canciller y vicepresidente de Colombia, Marta Lucía Ramírez; los cancilleres de Costa Rica, Rodolfo Solano; de Brasil, Carlos F. França; de Ecuador, Mauricio Montalvo; de Chile, Andrés Allamand; el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard; el ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá, Marco Mendicino; el vicecanciller de Perú, Luis Enrique Chávez; y, la subsecretaria de Seguridad Civil, Democracia y Derechos Humanos de Estados Unidos, Uzra Zeya.
Sin embargo, llama la atención que a ese encuentro oficial no fue invitado el gobierno de Nicaragua, que en los últimos años ha tenido que lidiar con el paso de migrantes irregulares incluidos niños quienes desafían enormes peligros en la selva y se convierten en víctimas del tráfico humano, para luego abandonar el territorio colombiano, y cruzar el suelo de Panamá y Costa Rica, con el objetivo de trasladarse por vía terrestre a Estados Unidos.
La próxima convocatoria corresponde a las coincidencias señaladas por los participantes, reunidos de forma virtual por invitación de la Cancillería panameña, quienes identificaron la necesidad de compartir información puntual y homologada y cooperar en la atención integral que requieren los migrantes en su paso hacia el norte, que debe ser seguro y ordenado.
El encuentro multilateral también ha propuesto por primera vez, el análisis conjunto sobre la complejidad de la migración irregular en el continente americano, así como respuestas a la situaciones cambiantes y apremiantes en las fronteras compartidas, para plantear soluciones definitivas que permitan el traspaso de información y flujos migratorios seguros y controlados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here