Los derechos irrenunciables de los adultos mayores

0
130
Personas de la tercera edad suelen ser excluidas.

Por José Espinoza
Investigador y docente universitario

A 89 millones ha ascendido el número de personas mayores en América Latina y el Caribe, las cuales exigen protección social, respeto a sus derechos humanos fundamentales y el pleno goce y ejercicio de éstos. Conviene reafirmar los principios que rigen la vida digna.

Un adulto mayor es toda persona que supera los 65 años de edad y, generalmente. se enfrenta a realidades de exclusión en el mundo laboral. Muchos de ellos en América Latina y el Caribe carecen de jubilación y de pensiones decorosas.

Es evidente, que este tema, el de la vejez, ha sido una construcción histórico-social, no siempre favorable a sus necesidades y realidades. Por lo tanto, todo indica que la percepción que hoy tenemos del envejecimiento, en Panamá y el mundo, ha provenido de las diversas ideologías neoliberales predominantes en una amplia geografía, liderada por Estados Unidos, para quienes su pragmatismo y utilitarismo sólo los lleva a considerar bueno a lo útil y lo útil a aquello que produce ganancia y renta.

Para el 2050, los adultos mayores habrán alcanzado el 24 por ciento de la población total de Panamá, de acuerdo con proyecciones del Instituto Nacional de Estadística y Censo (Inec) de la Contraloría General de la República. Este es un tema que invita al debate y a la reflexión para el diseño de políticas demográficas y de aplicación de derechos humanos.

Curiosamente, quienes están emitiendo criterios contra los adultos mayores, burlándose de ellos y degradándolos como presunta “basura inservible“, son casi unos ancianos, como lo denotan los rostros achurrados y furiosos de Dan Patrick (vicegobernador de Texas), Cristine Legarde (ex presidente del FMI y gerente del Banco Central Europeo) y Taro Aso (ministro de Finanzas japonés), trilogía macabra vinculada a las grandes corporaciones políticas, bancarias y tecnocráticas de las grandes potencias.

Actualmente, la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), importante organismo regional, realiza su Quinta Conferencia Intergubernamental, que privilegia la agenda “Envejecimiento y Derecho de las personas mayores en América Latina y el Caribe“, ha reconocido que los adultos mayores no son objetos de cuidado, sino personas con dignidad, independencia, protagonismo y autonomía, que deben ser sujetos de derechos, así como responsables de decidir por sus propias vidas.

En Panamá, es necesario debatir estos temas sin tapujos ni hipocresía, simplemente porque los adultos mayores —empujados a la miseria— tienen plenos derechos que deben ser respetados, en procura del desarrollo humano y social.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here