Sistema bancario internacional de Panamá genera confianza latinoamericana

Medidas de regulación en la dólarizada economía panameña reactivan la confianza de los depositantes bancarios.

0
57
Amauri Castillo, junto a colaboradoras de la SBP.

Por David Carrasco
Director de Bayano digital

El superintendente de Bancos de Panamá, Amauri Castillo, confirmó la estabilidad del Centro Bancario Internacional de Panamá (CBP), cuyos activos totales superan los 137.000 millones de dólares, y dijo que el regulador estatal se prepara para asumir nuevos retos en 2023.

“En la Superintendencia de Bancos de Panamá (ABP) seguiremos velando por la estabilidad de nuestro sistema económico y financiero y por el equilibrio jurídico entre el sistema bancario y sus clientes”, subrayó Castillo en un diálogo con periodistas en la víspera del cierre de operaciones en el presente año.

Indicó que el saldo del crédito total en octubre de 2022, comparado con el mismo mes del año anterior, alcanzó los 83.494 millones de dólares, con un crecimiento de 10.673 millones de dólares. De esa cifra, el 34,5 por ciento está relacionado con los créditos en el extranjero.

El mayor dinamismo del activo se registró principalmente por el comportamiento de la cartera de crédito, rubro que participa con el 60,8 por ciento del activo. En contraste, las inversiones, que representan el 20,7 por ciento del activo, han mostrado una tendencia decreciente desde finales de 2021

Castillo adujo que la tendencia de crecimiento crediticio revela que los países latinoamericanos y del Caribe consideran a Panamá como una “plaza de confianza y estabilidad“, pese a la competencia de otros centros y mercados financieros en la región.

Asimismo, planteó que el CBI —integrado actualmente por 66 bancos— salió fortalecido de la sindemia de Covid-19, al haber adoptado medidas y acuerdos razonables entre bancos y clientes para el manejo de la morosidad y el riesgo.

Vista general del CBI.

Destacó que speriódicamente se realizan consultas con representantes del Consejo Centroamericano de Superintendencias de Bancos, con el propósito de examinar situaciones y hechos económicos que pueden incidir en la banca y en las transacciones globales. Ese vínculo subregional ha contribuido a generar transparencia y confianza mutua.

“Más allá de los retos y desafíos motivados por las coyunturas económicas, las situaciones políticas internacionales, el incremento de los tipos de interés para contrarrestar la elevada inflación en Estados Unidos y Europa. nos corresponde seguir generando confianza en el CBI, que nos permita mantener la estabilidad financiera del sistema bancario“, acotó.

En ese sentido, afirmó que “necesitamos una banca sólida, dinámica, dispuesta a participar en el crecimiento y desarrollo de Panamá y la región“.

Entre las propuestas de la SBP para el 2023 figuran el afianzamiento de las 40 recomendaciones del Grupo de Acción Financiera (GAFI), la posibilidad de crear un sistema nacional de pagos inmediatos que incluya a bancos y a negocios no bancarios, así como el desarrollo de mecanismos confiables que eviten la quiebra fraudulenta en perjuicio de cuentahabientes. Este tema atrajo la atención especial en Panamá tras el estallido de escándalos en Estados Unidos, debido a fraudes en plataformas de criptomonedas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here