La lección patriótica de la juventud colonense

0
72

Herida, golpeada, perseguida, despreciada y olvidada, la juventud colonense ha tenido el coraje y la capacidad de alzar su voz de rebeldía para proponer la construcción de un movimiento social que trace derroteros de equidad ante la crisis económica y política de Panamá. Ese planteamiento aflora en el contexto del análisis del Foro Social: Retos de Colón, celebrado el 16 y 17 de octubre.

El desempeño de la juventud que busca las formas más idóneas de decidir su propio futuro en una de las provincias más explotadas en este país, revela un progresivo despertar de la conciencia social y el desarrollo de un sentimiento unitario para sortear los obstáculos y los mecanismos centralistas y excluyentes, que han generado un ambiente hostil de corrupción, pobreza, crimen y pandillerismo.

A través de una participación seria y organizada, los sectores más representativos de Colón demostraron que pueden crear y diseñar propuestas encaminadas a un plan maestro de desarrollo integral, sin resignarse a vivir como parias en una provincia conectada a las actividades marítimas, portuarias, logísticas, comerciales y mineras, las cuales generan más del 20 por ciento de la riqueza nacional.

Heredera del legado de los mártires, la juventud reconoció en el finalizado Foro Social la imposibilidad de acomodar los objetivos de desarrollo integral a la economía transitista, al expolio brutal y al neoliberalismo que engendran el empobrecimiento de millares de familias afectadas por el elevado desempleo, la corrupción, las redes del narcotráfico, la inseguridad pública y la insalubridad.

La claridad demostrada por expositores y participantes en diversos talleres, permitió generar el convencimiento de que esa provincia abandonada a su suerte puede empinarse, pese al interés malsano de las elites en el poder de evitar que otras regiones apunten hacia la refundación de la república y a la formación de alianzas para plasmar cambios fundamentales en la nueva Constitución Nacional.

Sn embargo, el proceso para alcanzar una Constituyente debe ser precedido de la construcción de un movimiento social poderoso que ofrezca alternativas económicas a la población y asegure los derechos esenciales de la Salud Pública, la Educación de calidad, el Trabajo decente, la sostenibilidad ambiental y la plena soberanía del Estado panameño. Esa visión abre una nueva etapa y crea retos.

Los jóvenes colonenses han dado un paso enorme y es necesario reconocer que los esfuerzos para la autodeterminación pasan por el tamiz de la unidad, la búsqueda de consensos en la esfera de la Cultura y el firme rechazo al divisionismo instigado por el modelo de fragmentación vigente. En ese camino, emerge el valor de la formación del pensamiento crítico en una lucha social ascendente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here