Vampiros unidos por la sangre

Los murciélagos que se movieron de una colonia cautiva a un árbol, se quedaron junto a sus amigos.

0
10
Los vínculos de amistad entre los vampiros son confirmados por estudios científicos.

STRI

Las amistades son clave para la felicidad, salud y el bienestar humano. Cada vez más evidencia indica que en muchas otras especies de animales, incluyendo el murciélago vampiro que se alimenta de sangre, este tipo de relaciones son muy importantes.

Según un nuevo estudio en la revista Current Biology, realizado por investigadores del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI, por sus siglas en inglés), los murciélagos vampiro forman lazos sociales de amistad que persisten aún después de un cambio dramático, como ir del laboratorio a la naturaleza.

Los murciélagos vampiro son sumamente cooperativos. Regurgitan sangre para alimentar a los murciélagos hambrientos de su grupo social, incluso a adultos con los que no tienen parentesco.

“Durante varios años, hemos estado haciendo experimentos sobre esta cualidad de los vampiros en cautiverio de compartir su alimento entre parientes y no parientes, pero también nos preguntábamos si estas relaciones de cooperación estables estaban, en gran medida, asociadas con el cautiverio”, dijo Gerald Carter, investigador asociado de STRI y profesor de ciencias biológicas en la Ohio State University.

Carter descubrió que asociar a los murciélagos en cautiverio de manera constante los hacía más propensos a compartir alimentos. “Pero queríamos probar si estas relaciones persistirían si los murciélagos volvían a la naturaleza, donde pudieran elegir asociarse con cualquiera e ir a cualquier parte. En otras palabras, ¿estamos observando vínculos sociales reales que persistirán en la naturaleza?

Para descubrirlo, Carter se asoció con el biólogo Simon Ripperger, quien desarrolló una nueva tecnología para seguirle la pista a los grupos sociales de los murciélagos silvestres, en colaboración con un equipo de ingenieros. Construyeron sensores de proximidad, computadoras en miniatura que pesan menos que un centavo, y que se le colocan a cada murciélago. Ripperger y Carter usaron estas diminutas mochilas de alta tecnología para mapear las redes sociales de los murciélagos en la naturaleza.

Después de estudiar las relaciones de cooperación entre los murciélagos en cautiverio durante casi dos años, los biólogos conectaron los sensores a los murciélagos y los liberaron en su colonia natural, un árbol hueco en una pradera de ganadería panameña. También conectaron sensores a un grupo de control aleatorio, de murciélagos capturados de la misma colonia. Los sensores registraron las interacciones sociales cada dos segundos, durante más de una semana, lo que resultó en un gran conjunto de datos que muestra los cambios diarios en las redes sociales de los murciélagos.

“Hace unos años, tan solo podíamos soñar con rastrear las redes sociales de los murciélagos salvajes con tanto detalle”, dijo Ripperger, un becario postdoctoral afiliado a STRI, el Museo de Historia Natural de Berlín y la Ohio State University. “Sólo a través de esta nueva tecnología podemos ser testigos de que los individuos que se cuidaron y alimentaron entre sí durante el cautiverio, también mantuvieron sus relaciones sociales en la naturaleza”.

Los murciélagos que estuvieron juntos durante el cautiverio lograron crear muchos lazos sociales duraderos, pero no todas las relaciones sobrevivieron a la transición al árbol. “Vivir en contacto cercano es realmente importante para construir relaciones sociales, pero no lo es todo”, dijo Carter. “Si vas a la universidad, tiendes a hacerte amigo de los otros estudiantes en tu dormitorio. Después de la universidad, algunas de esas amistades perdurarán, pero otras se desvanecerán. Eso dependerá de su personalidad y del tipo de experiencias que hayan compartido”.

Ahora el laboratorio Carter está evaluando las diferencias en las personalidades de los murciélagos y manipulando sus experiencias en cautiverio para comprender cómo los murciélagos desconocidos llegan a vincularse socialmente.

Referencia: Ripperger SP, Carter GG, Duda N, et al. 2019. Vampire bats that cooperate in the lab maintain their social networks in the wild. Current Biology.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here