Un clavo más en contra de un país noble

0
444
Crece en Panamá el rechazo a la minería a cielo abierto.

Por Gilberto García
Vanguardia Torrijista (VT)

Hoy observamos cómo las multinacionales mineras tratan de extraer oro, plata, molibdeno, zinc y tierras raras al máximo posible, sin importarles si el hombre de a pie podrá poner comida en la mesa y obtener agua para vivir en forma digna.

No es posible justificar que en Panamá exista tanta maldad, avaricia e irracionalidad de parte de los gobernantes que han sido elegidos en las urnas desde 1990 hasta el presente.

Utilizando los recursos económicos que tienen a su favor para mantener en la ignorancia y la desinformación al pueblo, son los mandatarios elegidos cada cinco años quienes engañan a la población y buscan mantenerla marginada .

En el caso del distrito de Donoso, por más de 20 años han hecho una extracción leonina y rapaz de los recursos minerales. Jamás les importó el daño ecológico causado, tampoco los perjuicios a la salud. Se han burlado de un fallo de la Corte Suprema de Justicia, en materia ambiental, y pretenden engañar nuevamente a la población, apoyados en el control público que ejercen los medios de comunicación rentados.

Tomando en cuenta la crítica situación ecológica global, que se evidencia en el cambio climático, el agotamiento de los bienes naturales y la degradación ambiental, es necesario preguntar ¿por qué los gobiernos neoliberales quieren imponer a este país el modelo del neoliberalismo extractivista?

Hasta la saciedad, los hombres sensatos apoyados por la evidencia científica y la experticia de la academia, han comprobado que “Panamá vale más sin minería” y vale más el agua para la vida que millones de dólares en manos de piratas y bucaneros empresariales.

Los hombres y mujeres del campo, integrados en distintas organizaciones defensoras del medio ambiente, han advertido a los gobiernos de Ernesto Pérez Balladares (1994-1999), Mireya Moscoso (1999-2004), Martín Torrijos (2004-2009), Ricardo Martinelli (2009-2014), Juan Carlos Varela (2014-2019) y ahora al de Laurentino Cortizo (2019-2024), que es inaceptable la explotación de la minería metálica a cielo abierto.

Sin lugar a dudas, se debe entender que, con la condición de país no minero, dependiente del agua dulce tropical y con una enorme riqueza hídrica amenazada, nadie puede convertirse en observador pasivo ante la destrucción de las fuentes hídricas. Además de sustentar la vida humana, el agua sustenta el principal recurso económico: el Canal de Panamá y las áreas revertidas.

Los productores de este país necesitan comprender que para la producción de ganado de carne, ganado de leche, la actividad porcina, la cría de aves, la producción de granos, vegetales y frutales se requiere el suministro permanente de agua. ¿Cómo es posible que después de décadas de invertir tiempo y dinero en la recuperación del agro y las empresas agro productoras, en procura de una seguridad alimentaria, sean adoptados acuerdos mineros que atentan contra la seguridad y la vida?

Reafirmamos el firme compromiso de salvar a Panamá del suicidio provocado por la aceptación oficial de la minería metálica a cielo abierto, que atenta contra las fuentes hídricas y la vida de todos los habitantes nacionales y extranjeros.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí