Sin pensamiento crítico no hay transformaciones

0
14
El pensamiento crítico es afectado por redes sociales manipuladas.

Por Abdiel Rodríguez Reyes
Profesor universitario

En Panamá, la población está acostumbrada al cortoplacismo. Es decir, se piensa en respuestas inmediatas en temas como Educación, políticas públicas y, en general, en las transformaciones de fondo que el país necesita. Sin embargo, la realidad confirma un hecho cierto: necesitamos disponer de miras largas.

Las transformaciones se alcanzan en períodos de larga duración. No se logran solas, sino a través del concierto del pueblo que toma conciencia de sus necesidades. El pensamiento crítico entreteje la idea de transformación con las prácticas acometidas con ese horizonte al frente, dando paso así a una praxis transformadora en el sentido gramsciano. Sin duda alguna, deben ser jalonadas todas las experiencias para enriquecer el devenir.

Las transformaciones que necesita un país son tareas colectivas. Y son requeridas todas las creatividades encubadas en la cultura popular, que no afloran por la mezquindad de mantenerlas al margen, pero al final implosionan por su fuerza intrínseca.

Por ello, el pensamiento crítico no puede dar la espalda a esas manifestaciones en las que están encubadas las transformaciones sociales. Debe hacerse eco de ellas. La cultura popular es emancipadora cuando emerge desde abajo, desde las mismas entrañas de la sociedad.

Las desigualdades y el deterioro ambiental son el resultado del modo de producción capitalista y, a la vez, el problema de fondo. A nivel mundial, se vive en riesgo. Las desigualdades están presentes y el ambiente deteriorado también. La ilusión del “mainstream” (tendencia dominante) neoliberal las encubre, no las deja ver y, en otros casos, las naturaliza. Todo lo convierte en mercancía, en valor de cambio. Es tarea del pensamiento crítico resolver esas contradicciones.

Una nueva conciencia para un nuevo tiempo se impone como un objetivo ineludible, si queremos subsistir como especie en un medio cada vez más espinoso local y en la esfera global, donde proliferan las amenazas.

Por bien intencionadas que sean las iniciativas, tanto desde la potestas de arriba, como desde la potencia de abajo, si no tienen un contenido crítico sólo servirán de parche ante la insostenible situación económica y ecológica.

La forja de la conciencia mediante el pensamiento crítico se trabaja o se elabora de la misma forma como lo consigue el topo, sin hacer mucho ruido mientras avanza bajo tierra. Para cuando vea la luz, tenga la consistencia de una verdadera transformación.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here