Panamá, economía crece sobre la base de deuda

0
103
Los gobiernos del régimen pos invasión privatizaron la posición geográfica y sus activos estratégicos,

Por Benito Martínez,
especial para Bayano Digital

La deuda panameña ascendente a 30 mil 370,4 millones de dólares al cierre de noviembre pasado, pone en entredicho la salud de la floreciente economía líder en crecimiento en Latinoamérica y Caribe.

El actual gobierno del Partido Revolucionario Democrático (PRD) pinchó el globo del “milagro” y desnudó las finanzas públicas que su antecesor dejó depauperadas con montos desmesurados de impagos internos los cuales catapultaron la contracción económica, disparó el desempleo (7,1) y provocó el cierre de pequeñas empresas.

Solo levantar la vista a las muchas grandes vallas vacías de anuncios, en un breve recorrido en la capital, apunta a síntomas de inmovilidad que se confirman en las múltiples ofertas con atractivos precios con las cuales el comercio intenta deshacerse de los altos inventarios, incluidos los autos nuevos.

Filtraciones de supuestos diálogos entre el exministro de Economía y Finanzas (MEF) Dulcidio de la Guardia y el expresidente Juan Carlos Varela, revelan de que en 2017 hubo la voluntad de los impagos para evitar traspasar el dos por ciento de endeudamiento sobre el Producto Interno Bruto (PIB) permitido por ley.

En los intercambios publicados en los Varelaleaks, el extitular pidió al entonces mandatario “descomprometer” pagos a proveedores, lo que en el argot de los economistas significa desconocer una deuda o borrar una cuenta por pagar y pasarla para el siguiente período fiscal, según el diario La Estrella de Panamá.

De la Guardia refutó lo publicado mediante una nota al periódico, el cual previamente denunció la maniobra bajo el título “Como el MEF pateó la deuda de proveedores y bancos”, lo que rebatió el exministro: “es falso que en el año 2017 procedimos a descomprometer cuentas por pagar a proveedores”.

A pesar de la negativa, el actual gobierno de Laurentino Cortizo aseguró que recibió un alto déficit fiscal y solo en la segunda mitad del año, se obligaron a emitir tres mil 300 millones de dólares en bonos soberanos para honrar los adeudos y obtener recursos para pagar un vencimiento de enero, según el MEF.

La larga lista de obligaciones estatales pendientes del período anterior, sumará en breve otros 888 millones de dólares que el Estado adeuda a la Caja de Seguro Social y al Banco Nacional, cuyos fondos también se obtendrán por la vía de bonos, lo que incrementará la deuda en ese monto.

Periodistas especializados de medios locales coinciden en que la construcción de infraestructuras públicas es para muchos funcionarios la vía para incentivar la economía y no una consecuencia del esplender económico, política que genera crecimiento momentáneo que a la larga cae cuando concluyen las obras.

La politiquería de los gobernantes de turno para que su nombre aparezca en la inauguración viales, tramos del Metro de Panamá, estadios reconstruidos o cualquier otra instalación de uso colectivo, dejaron a la cuenta del Estado una deuda pagadera con el presupuesto, pues tales instalaciones generan pocos ingresos y nuevos empleos.

El Banco de América señaló en su último informe que “2019 ha sido un año decepcionante para Panamá en casi todas las métricas económicas”, criterio preocupante para las élites dominantes que miran a Estados Unidos como el paradigma y están pendientes de sus críticas y sugerencias.

En el propio reporte, la entidad considerada por Forbes la tercera empresa mayor del mundo en 2010, redujo a 3,5 por ciento su pronóstico de crecimiento para la economía panameña en 2019 con respecto al 2018, a la vez que predijo un tres para 2020; el más bajo de los nueve años anteriores fue el 3,7 de 2018.

Un panameño de la nueva generación de economistas y politólogos, Richard Morales, resumió así lo ocurrido en Panamá:

“Los gobiernos del régimen pos invasión privatizaron la posición geográfica y sus activos estratégicos, mercantilizaron la educación y salud, depredaron las cuencas, ríos y bosques, sabotearon al seguro social, desmantelaron la agricultura e industria, precarizaron el trabajo, especularon con la canasta básica y abandonaron a las comunidades a la inseguridad. Forjaron con violencia la agenda neoliberal que los militares y civiles habían perdido la capacidad para imponer en los 80, entregando el país a los capitales transnacionales”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here