MANIFIESTO AL PAIS

0
206

La finalización del año 2018 es propicia para que el Colectivo Bayano realice un balance de la situación política nacional y la crisis que cierra el actual periodo presidencial, presentes en la corrupción generalizada y la persecución selectiva de los perpetradores; la confrontación del poder Ejecutivo con los otros órganos del Estado; las contradicciones de la burguesía comercial con la agraria; el respaldo del régimen varelista a los importadores en detrimento de los productores nacionales; el marcado interés de controlar todos los órganos del Estado; el ambiente de represión generalizada y la criminalización de la protestas, a través de  la represión desatada contra los productores agropecuarios crispan el ambiente político a cinco meses de las elecciones y hacen dudar de la legitimidad del presidente Juan Carlos Varela para conducir sin traumas los comicios generales de mayo de 2019.

Carácter de la crisis

La crisis caracterizada como estructural “se ha incubado durante cuatro décadas, luego del breve período de diez años, la década del ´70, cuando bajo la conducción del General Omar Torrijos Herrera, se puso en marcha un proyecto nacional-desarrollista”.

La restauración de la oligarquía

La contraofensiva conservadora y de restauración que la oligarquía, dentro de los parámetros del “nuevo orden mundial”, impuso a partir de la invasión de 1989.  “La oligarquía neoliberal pasó a controlar los medios de comunicación oligopólicos, el sistema público de educación, los aparatos culturales e ideológicos e indujo la reestructuración y la reforma conservadora de la Universidad, so pretexto de su despolitización” dice el manifiesto.

El despojo y desnacionalización del patrimonio nacional

Agrega quela oligarquía neoliberal,  subordinada al capital transnacional, sustrajo el canal y los bienes revertidos del desarrollo nacional y acentuó un modelo de economía rentista y extractiva, mediante el despojo y la desnacionalización del patrimonio nacional.

La expansión del capital financiero especulativo

El Gobierno que encabeza Juan Carlos Varela acentuó la caída de los sectores agropecuario y manufacturero, favoreciendo a los megaproyectos de infraestructura y la expansión del capital financiero especulativo.

La marginación económica y social 

Gran parte de la población sobrevive en condiciones extremadamente precarias, habiéndose deteriorado severamente su calidad de vida. Los estratos medios asalariados y profesionales independientes, se abocan a un acelerado proceso de marginalización económica y social respecto al acceso a vivienda y salud y educación de calidad.

El descrédito de los partidos políticos

Carentes de planes y programas estratégicos, sin ideologías, sin principios, los partidos políticos han caído en franco descrédito, desprovistos de toda credibilidad.

La red de corrupción para asaltar el Estado

El presidente Varela construyó una red de corrupción para influir en la formación de las leyes y distorsionar el marco jurídico y reglamentario, a través del nombramiento de funcionarios en la jefatura de los entes reguladores de las actividades en las que ellos participan y tienen intereses (importación de alimentos por ejemplo).

La modalidad de corrupción adoptada por el régimen varelista, denominada asalto del Estado, explica el soborno y chantaje a los diputados, el control en el Ministerio Público y el interés de nombrar a la mayoría de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia con el objetivo de influir en las decisiones de leyes que favorezcan a los poderes fácticos rectores del poder económico.

El alineamiento con los intereses geo-estratégicos de Estados Unidos

En el ámbito internacional, pese al establecimiento de relaciones diplomáticas con China, el Gobierno de Varela ejecuta de manera contradictoria la política de alineamiento con los intereses geo-estratégicos de Estados Unidos, en concierto con los gobiernos más conservadores de América Latina que enfrentan a Venezuela y Nicaragua.

El país es una presa tomada por la oligarquía

Este es el cuadro de intereses contradictorios, agudizado y en pugna, en el que los cálculos diversos indican que el país es una presa tomada por la oligarquía, a quien no le importa que las mayorías cada vez con menos opciones de vida queden a la deriva.

La contradicción mayor es apropiarse de un país con apariencias de bonanzas ‒agotado el Estado e instaurada la corrupción‒, y pretender que el resto de la población acepte esa realidad oprobiosa en forma sumisa y sin reacción alguna.

Vea el manifiesto completo en el Blog de Bayano digital

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here