El Señor de Sipán en Panamá

Sobre la base de los exámenes de ADN y estudios arqueológicos, se ha podido establecer las características del Señor de Sipán, de unos 40 años de edad, entre ellos el color de su piel, tipo de labios, cabello, ojos y rasgos de su fisonomía.

0
64
Tumba del Señor de Sipán. (Foto Bayano).

Por David Carrasco

La exhibición del Señor de Sipán, una de las joyas culturales del Perú, fue inaugurada en la capital panameña y estará abierta al público todo el mes de marzo en el pasillo del Delfín, en el centro comercial Albrook Mall, como una contribución al acervo latinoamericano y al conocimiento del pasado común.

El arqueólogo peruano Walter Alva, quien descubrió la tumba del Señor de Sipán en 1987, confirmó a Bayano digital que las réplicas exhibidas revelan el esplendor de la rica cultura Mochica, que entendía al mundo como dos mitades opuestas y construyó las bases de un conocimiento en el manejo del oro y la plata.

Alva recordó que hace 32 años, “un pequeño equipo de arqueólogos decidió salvar de la destrucción a esta tumba que hoy se ha convertido en uno de los exponentes de nuestra cultura”. Añadió que 1.000 años antes de que los Incas conquistasen la región norte del Perú, los representantes de la cultura mochica habían desarrollado sistemas de irrigación en el desierto y cultivos muy organizados.

Extraordinario hallazgo

Este hallazgo representa un hito en la arqueología del continente americano porque, por primera vez, fue encontrado intacto y sin huellas de saqueos, un entierro real de una civilización peruana anterior a los incas. El ataúd de madera en que fue enterrado el Señor de Sián, fue el primero en su tipo en América y reveló la magnificencia y majestuosidad del admirado gobernante  mochica.

La capacidad tecnológica en materia agrícola, el dominio de los metales y la construcción de colosales templos decorados, se refleja en la tumba del Señor de Sipán, quien murió hace 1770 años y era considerado un semidiós. El entierro del fallecido soberano se realizó con gran solemnidad, lo que se refleja en las 600 piezas de oro, plata y piedras preciosas halladas en esa rica tumba milenaria.

En el recinto funerario estaban, además de su féretro, los ataúdes de siete guardianes y tres mujeres jóvenes, la osamenta de un niño, así como las osamentas de dos llamas, un perro y un perro, así como preciosos ornamentos.

“Desde el hallazgo de la tumba del Señor de Sipán, en 1987, en Huaca Rajada, los trabajos de excavación han continuado con nuevos descubrimientos que nos han permitido reconstruir una parte desconocida de esa cultura”, puntualizó Alva, quien fue invitado a Panamá por autoridades peruanas y panameñas del sector Comercio.

EL arqueólogo planteo que la tumba del Señor de Sipán es un “ícono cultural y turístico” que permite al Perú acercarse a otros países con los que tiene vínculos históricos en común. Sostuvo que la conexión aérea Panamá-Chiclayo permite a los visitantes de países de la región observar museos con piezas únicas de una extraordinaria cultura preincaica.

Ilustración del Señor de Sipán. (Foto: Wikipedia).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here