China y el estado de la democracia en Estados Unidos

0
81
El presidente Xi Jinping mira el horizonte de China.

Por Julio Yao
Analista Internacional, presidente honorario y encargado del Centro de Estudios Estratégicos Asiáticos de Panamá; Agente de Panamá ante la Corte Internacional de Justicia.

He leído en internet un Informe de China sobre la democracia en EE.UU. El mismo está basado en fuentes autorizadas, mayormente norteamericanas y occidentales y ninguna de China. El informe reproduce un artículo mío, un honor que le corresponde a Panamá.

El periódico Le Monde señaló que, “el 2022 fue un año de escepticismo sobre la democracia estadounidense y una guerra civil silenciosa había echado raíces en el país; que la reparación de una democracia ya deteriorada requiere el sentido de Estado y el de intereses públicos, ambos ausentes en la actualidad”.

En 2022, el Instituto Internacional para la Democracia y Asistencia Electoral, de Suecia, incorpora a EE.UU. por primera vez a la “lista de democracias regresivas”.

The Washington Post y The New Yorker señalaron que, “la democracia de EE.UU. está en un estado innegablemente duro; el disturbio en el Capitolio ha puesto de pleno manifiesto la polarización y el auge de la desinformación”.

La Fundación Carnegie opina que, “la democracia estadounidense se encuentra en un peligroso punto de inflexión, y su declive se ha acelerado a medida que empeoran los defectos inherentes del capitalismo norteamericano”.

El Instituto Brookings señala que, “en 2022, la otrora orgullosa democracia se enfrenta a una crisis sistémica y está acelerando su declive”.

The New York Review of Books: “EE.UU. es ya prácticamente un Estado binacional, con los republicanos y los demócratas al frente de dos comunidades nacionales marcadamente opuestas, que funcionan de hecho como confederaciones bajo un único gobierno federal. Los Estados Unidos de América se han convertido en estados desunidos”.

Larry Diamond, de la Universidad de Stanford, “cree que las normas de la democracia, como la autocontención en el ejercicio del poder y el rechazo a la violencia, han empezado a desintegrarse”.

El Centro Brennan para la Justicia reveló que, “cada una de las 21 familias que hacen más donaciones políticas contribuye por lo menos 15 millones de dólares, superando con creces al monto total de 3,7 millones de dólares de los pequeños donantes”.

En diciembre de 2022, el CEO del Twitter Elon Musk y el periodista Matt Taibbi revelaron que, “el gobierno estadounidense está realizando rigurosos escrutinios sobre todas las empresas de redes sociales, e incluso a veces interviene directamente en el contenido de la cobertura de los grandes medios de comunicación”.

Michael Lueders, un famoso escritor alemán, explica en su libro, La Superpotencia Hipócrita: “el mecanismo de filtración de los medios de comunicación estadounidenses bajo la influencia de los grupos de intereses, elige y distorsiona los hechos”.

En enero de 2023, “Project Veritas”, publicó un vídeo sobre Pfizer que se viralizó. En el vídeo, Jordon Trishton Walker, de Pfizer, mencionó que esta empresa está explorando planes para mutar el coronavirus, ya que el negocio de las vacunas es una vaca lechera, y los reguladores estadounidenses tienen intereses relacionados con las compañías farmacéuticas”.

El 8 de febrero de 2023, “Seymour Hersh escribió un artículo en el que acusaba al gobierno estadounidense como culpable de la voladura del gasoducto Nordstream II. Pero ante esta noticia impactante, los principales medios de comunicación de Europa y EE.UU. han permanecido callados”.

“El orgullo de los estadounidenses por su democracia ha registrado una drástica caída del 90% en 2002 al 54% en 2022, según una encuesta conjunta entre The Washington Post y la Universidad de Maryland”.

Una encuesta del Pew Center demuestra, “que el 57% de los encuestados cree que EE.UU. ya no es un ejemplo de la democracia”.

Dmitri Medvédev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de la Federación de Rusia, manifestó que, “EE.UU. crea caos en todo el mundo bajo el disfraz de la democracia y la verdad y exporta brutalmente su propia voluntad por medio del dinero, las alianzas y las armas avanzadas”.

En marzo de 2022, la Agencia Anadolu de Turquía publicó un artículo, “denunciando a EE.UU. por invadir a Irak con pretextos inventados bajo el disfraz de la democracia, infligiendo al pueblo local enormes sufrimientos”.

Ministerio de RREE de China: “Desde la década de los años 80 del siglo XX, EE.UU. se retiró de 17 organizaciones o acuerdos internacionales importantes como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, la Organización Mundial de la Salud, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, el Acuerdo de París, el Plan de Acción Integral Conjunto con Irán, el Tratado sobre el Comercio de Armas y el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio”.

En los 247 años desde la fundación de EE.UU. sólo hay 16 años en los que el país no estuvo en guerra.

“En junio de 2022, en vísperas de la IX Cumbre de las Américas, el experto panameño en asuntos internacionales, Julio Yao, escribió un artículo en la prensa local, comentando que EE.UU. es hoy un renegado absoluto del derecho internacional y la personificación más genuinamente auténtica del uso de la fuerza bruta en las relaciones internacionales. EE.UU. es el único país que no ha suscrito ni ratificado ningún tratado de derechos humanos, ni es parte de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Además, EE.UU. es el único país que no ha prohibido las armas biológicas secretas, y que tiene más de 200 laboratorios fuera de su territorio. Con la celebración de la Cumbre —sostiene Julio Yao— lo único que pretende EE.UU. es involucrar a América Latina y el Caribe en la contienda en Ucrania, y dividir y debilitar la región”.

Conclusión: La democracia es un valor compartido de todos los pueblos, pero en el mundo no existe un modelo de sistema político aplicable para todos los países. Así como EE.UU. tiene la democracia al estilo estadounidense, China tiene la democracia al estilo chino, y todos los países tienen sus modelos peculiares de democracia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here