China y Panamá

0
10
Panamá confirma lazos con China

Por Toracio Iturralde.

Se formalizan, hoy domingo 17 de septiembre del presente, las relaciones entre la República de Panamá y la República Popular de China, dándose la apertura de la embajada China en nuestro territorio.

Es importante señalar que estas relaciones se establecen en un escenario geoeconómico complejo. Sin embargo, prima el hecho de que China es el segundo usuario del Canal de Panamá y el primer proveedor de la Zona Libre de Colón.

En realidad, la relación histórica entre el pueblo panameño y el pueblo chino se remonta desde la segunda mitad del siglo 19. La llegada de los primeros chinos estuvo, como las relaciones de hoy, ligadas al contexto geoeconómico y estratégico de la ruta ístmica, es decir, para trabajar en la construcción del ferrocarril, lo que sería el Primer Ferrocarril Transcontinental y Transistmico en el mundo.

El sábado 16 de septiembre arribó a nuestro país el Ministro de Relaciones Exteriores de La República Popular de China, Wang Yi quien fue el encargado de dar por abierta, formalmente, las funciones de la embajada China en Panamá. Esto con el objetivo de garantizar la atención a la comunidad China en nuestro territorio y a las empresas establecidas y por establecer, que de seguro irán creciendo, dado el dominio comercial del gigante asiático a nivel mundial.

El Canal de Panamá y nuestro territorio, no debe estar sujeto a estrategias hegemónicas de países poderosos económicamente que impidan las relaciones con economías que puedan coadyuvar al desarrollo integral del pueblo panameño. Por el contrario, nuestra soberanía se reafirma cuando somos capaces de elegir las relaciones diplomáticas con países que respondan a nuestros intereses y cuyos hijos tengan arraigo en nuestra historia.

En este contexto, saludamos la formalización, tardía pero segura, de las relaciones de entre Panamá y China y de todas aquellas que puedan contribuir a entrelazar a los pueblos del mundo; particularmente sobre la base del respeto a la autodeterminación de los pueblos y a las relaciones económicas con equidad y justicia.

No hay comentarios

Deja un comentario