Situación Financiera y Administrativa de la Caja de Seguro Social (CSS) de Panamá

0
175
Pensiones en la balanza. (Foto Daniel González. La Estrella de Panamá).

Análisis

Situación Financiera y Administrativa de la Caja de Seguro Social (CSS) de Panamá

  • Ante la difícil situación financiera que compromete la sostenibilidad y desarrollo institucional, se hace necesario explicar a los lectores algunos aspectos de la CSS, que está llamada de generar Salud y bienestar de la población, pero requiere gran atención y examen de todos los sectores.

Por Marianela Morales
Ex directora general de CSS

I. Programas que gestiona la CSS

La Caja de Seguro Social gestiona cuatro programas en la actualidad.

* Programa de Administración. Como su nombre lo indica, comprende los gastos que surgen de la gestión de sus diversos programas pero no incluye los que se refieren a la gestión administrativa local de los servicios de salud. Es financiado principalmente por el aporte del Estado y una porción de las primas por Riesgos Profesionales.

* Programa o Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte. El Régimen o Sistema se divide a su vez en dos subsistemas:

* El Subsistema Exclusivamente de Beneficio Definido. Donde los participantes constituyen un grupo cerrado de asegurados que incluye todos los actuales pensionados y los asegurados activos que antes del 31 de diciembre de 2007 efectuaron por lo menos una cuota al régimen IVM y que no optaron por participar en el Subsistema Mixto.

Financiado, principalmente, a través de una cuota obrero patronal de 13.5% de los salarios de los asegurados activos, el aporte obrero patronal de 18% de las tres partidas del XIII mes, un aporte del Estado que surte el Fondo Fiduciario creado a favor de este Régimen, para el cual el Estado contribuye con un aporte de B/.140.00 millones al año y los rendimientos de las inversiones.

* El Subsistema Mixto. Participan todos los asegurados que ingresan por primera vez a la cobertura del Régimen a partir del 1 de enero de 2008 y los que ingresaron antes y optaron por cambiarse a este subsistema a raíz de la Ley 51 de 2005. Subsistema que, a su vez, se divide en dos componentes: Componente de Beneficio Definido, donde participan todos los asegurados activos considerando sus salarios hasta B/.500.00 mensuales y Componente de Ahorro Personal, donde participan todos los asegurados por sus salarios que exceden de los B/.500.00 mensuales.

Por los asegurados activos en ambos componentes, se paga una cuota obrero empleador mensual de 13.5% de sus salarios. La cuota pagada sobre el XIII mes de estos asegurados se destina toda al Componente de Beneficio Definido al igual que el equivalente a 3.5% de los salarios de los que participan en el Ahorro Personal, que se considera un aporte solidario.

* Programa o Régimen de Enfermedad y Maternidad. El mismo se divide a su vez en dos subsistemas o subprogramas:

* Subsistema de Atención Médica: Responsable de brindar la atención médica al asegurado y sus beneficiarios tal como lo señala la Ley y que se financia principalmente con la cuota del empleador equivalente al 8% de los salarios de sus empleados, la totalidad de la cuota que pagan los pensionados de IVM y Riesgos Profesionales y un aporte anual de 25 millones que concede el Estado para subsidiar la atención a los beneficiarios.

Al respecto, se destaca que por lo tanto el costo de los beneficiarios no tiene nada que ver con el régimen IVM y su eliminación no tendrá ningún efecto sobre la situación financiera de ese régimen. Su eliminación sólo disminuirá la responsabilidad directa de su atención por parte de la Caja de Seguro Social, la cual deberá ser asumida por el Estado. Ante lo cual se tendría que eliminar el subsidio de 25 millones.

* Subsistema de Prestaciones Económicas. Responsable del pago de los subsidios de enfermedad y maternidad que se conceden a los asegurados activos. Se financia con una cuota del trabajador equivalente al 0.5% de su salario mensual.

* Programa o Régimen de Riesgos Profesionales. El mismo se divide a su vez en dos subsistemas o subprogramas:

* Subsistema de Atención Médica: Responsable de brindar la atención médica al asegurado activo que sufre un accidente o enfermedad profesional.

* Subsistema de Prestaciones Económicas. Responsable del pago de los subsidios de enfermedad y de las pensiones por incapacidad parcial o permanente que se concedan.

El Régimen se financia con una prima pagada por el empleador la cual se fija se acuerdo al grado de riesgo laboral de cada empresa.

II. Situación financiera al 31 de diciembre de 2014

Lo primero a destacar, es que no se cuenta con Estados Financieros auditados y aprobados por la Contraloría General de la República, desde el año 2009. Además, los resultados por Programa, reflejados en los estados financieros no auditados de los años 2011 a 2014 resultan afectados por la situación introducida por el funcionamiento de dos programas tecnológicos que originan la data: el SIPE, que origina la planilla mensual y su cobro y el Safiro, que registra los ingreso y gastos; los cuales hasta la fecha no han logrado entenderse y producen distorsiones en los ingresos.

Considerando lo anterior, según el último balance presentado por la Administración en septiembre del presente año que corresponde al cierre del año fiscal 2014, el estado de las reservas de los programas antes descritos resulta en:

Concepto Total Administración de los Riesgos Enfermedad y Maternidad Invalidez Vejez y Muerte Riesgos Profesionales Administración General Seguro Colectivo de Renta Vitalicia Seguro Colectivo de Invalidez Subsistema Exclusivamente de Beneficio Definido Subsistema Mixto Fideicomisos Beneficios del Programa Fideicomisos Componente de Beneficio Definido Componente de Ahorro Personal

Nota 1: La Caja de Seguro Social no incluye en sus fondos acumulados los que pertenecen al Componente de Ahorro Personal del Subsistema Mixto al igual que no registra los ingresos y gastos en el año, por no considerarlos propios.

Nota 2: El superávit que presenta para 2014 el Subsistema Exclusivamente de Beneficio no resulta real, pues considera que la cuota total que pagó el empleador sobre las tres partidas del XIII Mes corresponden a ese subsistema, lo cual según la Ley 51 no es cierto, toda vez que el Artículo 154 numeral 2 Acápite B de la ley 51 establece que este tipo de cuota pagada por los participantes en el Subsistema Mixto es un ingreso del Componente de Beneficio de dicho subsistema. En el subsistema de Beneficio Definido se registraron B/.123.1 millones, en concepto de aportes sobre el XIII. De representar esta cifra el total recaudado por todos los asegurados en los dos subsistemas, se estima que cerca de B/.30 millones podrían corresponder al Subsistema Mixto. Por lo tanto no habría superávit.

Los resultados parecieran reflejar una situación favorable para todos los programas, pero no se consideran los compromisos ya adquiridos por los programas pagaderos a corto o largo plazo.

El Régimen de Enfermedad y Maternidad no se considera para determinar los fondos disponibles, los compromisos adquiridos y aún no pagados por las inversiones físicas que están en desarrollo bajo contratos Llave en Mano y otros, como son la Ciudad Hospitalaria y Centro Especializado Rafael Estévez, que se estima rondan cerca de B/.500 millones.

Si se acepta lo anterior, los fondos disponibles de Enfermedad y Maternidad se reducen a B/.489.66 millones, sin incluir el equipamiento. Por lo que se tendría que planificar el gasto de funcionamiento a mediano plazo para poder asegurar que el programa se encuentra en una situación financiera favorable. Al respecto, el actual director general ha manifestado que estima que a su salida en el 2019, esos fondos disponibles no superarán los B/.100.00 millones.

Si nos referimos al Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte, el Subsistema Exclusivamente de Beneficio Definido tiene compromisos adquiridos a largo plazo por un monto al 31 de diciembre de 2014 de B/.13,135 millones y solamente tenía de reserva disponible a esa misma fecha B/1,953 millones. La comparación del acumulado versus el compromiso ya adquirido refleja la magnitud del problema.

En el año 2014, la administración realizó una valuación actuarial de la situación del Régimen al 31 de diciembre de 2012, que fue auditada por la Junta Técnica Actuarial, y cuyo informe fue entregado a la Junta Directiva de la Caja de Seguro Social y al Ejecutivo, a través del Ministro de Economía y Finanzas, en diciembre de 2014.

Al 31 de diciembre de 2012, el compromiso a largo plazo del Subsistema Exclusivamente de Beneficio Definido era de un monto de B/.11,591 millones, y la suma acumulada se estimaba en B/.1,757 millones, en un estado financiero plagado de errores.

Las conclusiones del dictamen de la Junta Técnica, con relación al Subsistema Exclusivamente de Beneficio Definido, fueron que el Subsistema, considerando los fondos acumulados, los ingresos anuales que producen las cuotas y rendimiento de las inversiones y los fondos en el Fideicomiso a favor de la Caja de Seguro Social solamente podría cubrir la totalidad del gasto en beneficios hasta el año 2024, en tanto los fondos acumulados, como el monto acumulado en el Fideicomiso, se extinguen.

Sobre este diagnóstico se debate el problema.

Si no se toma ninguna acción para corregir el rumbo del programa, es innegable que país entero entrará en una explosión social.

III. Rutas para abordar la situación del Subsistema exclusivamente de beneficio definido

Lo primero a puntualizar es que entre más se demoré la búsqueda de una solución más cara será la solución.

Los cambios a introducir en el sistema deben partir de una clara definición de por cuánto tiempo se pretende o se puede garantizar el sistema.

En el año 2005, las reformas introducidas mediante la Ley 51 garantizaban el sistema hasta el año 2019 y el desarrollo de las grandes obras de inversión que se han realizado en el período han logrado dotar al sistema de fondos suficientes pareciera hasta 2024.

Una vez definido el período de garantía que se desea obtener, se pueden considerar distintas rutas para abordar el tema, como pueden ser:

1. La solución más radical sería convertir ambos subsistema en uno solo constituido en base a cuentas de ahorro personal, que rompa definitivamente la solidaridad inter e intrageneracional, que garantiza la solución permanente a las consecuencias de un sistema solidario.

Esto implicaría considerar:

* ¿Quién asume el costo de los ya pensionados, toda vez que no existen reservas para garantizar el pago de sus pensiones hasta su extinción?

* ¿Cómo serán reconocidos los aportes o derechos en vía de adquisición de los actuales asegurados activos en ambos subsistemas?

* De existir un período de transición ¿quién costeará el mismo?

* ¿Quién administrará el nuevo sistema de pensiones?

Esa situación no ha sido estudiada hasta la fecha y, por tanto, se desconocen sus costos.

2. Múltiples escenarios de soluciones pueden surgir de acuerdo al período para el cual se acuerde garantizar el sistema solidario representado por el Subsistema Exclusivamente de Beneficio Definido.

Los mismos surgen del peso que se dé a la transformación de cada uno de los parámetros que determinan su costo y financiamiento, como son:

* Aumento en el aporte anual que hace el Estado al Fideicomiso creado a favor de la Caja de Seguro Social.

* Aumento de la cuota obrero patronal.

* Aumento de la edad de retiro por vejez.

* Eliminar beneficios como por ejemplo los retiros anticipados.

* Aumentar el número de cuotas mínimo para tener derecho al beneficio por vejez, que actualmente son 20 años.

* Disminución de la tasa de reemplazo actual de 60% por los primeros 20 años de cuota y 1.25% adicional por cada 12 cuotas adicionales.

* Modificar el salario promedio base del beneficio, el cual actualmente es el promedio de los salarios mensuales en los 10 mejores años de cotizaciones.

Los escenarios deben surgir de una combinación de cambios, pues a través de la modificación de uno solo de estos parámetros no se logran soluciones viables.

Por ejemplo, para garantizar el subsistema hasta el año 2032, el aporte del Estado al Fideicomiso tendría que aumentarse a partir de este año de B/140 millones a más de B/.700.00 millones.

Las soluciones tendrán que ser, además, políticamente viables y producto de algún tipo de consenso nacional.

Para finalizar, el mejoramiento de la tasa de rendimiento de las inversiones del Subsistema no aporta solución a la situación. Primero, porque son muy poco los fondos para invertir o reinvertir y, además, las tasas de rendimiento no pueden ser fijadas arbitrariamente, pues responden a un mercado de inversiones.

No hay comentarios

Deja un comentario