Peña Nieto ayudó a Trump a ganar la presidencia, no Rusia: John Ackerman

0
32
John Ackerman es columnista y académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y autor del libro El mito de la transición democrática. (Foto: Universidad Simon Fraser).

Por Leonora Chapman | amlat@rcinet.ca

“Es muy triste, porque México ha hecho todo lo que le pide Estados Unidos y aun así, o quizás por eso mismo, no nos respetan en absoluto”.

John M. Ackerman, profesor del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM

Donald Trump ha sido presidente durante una semana, pero en esos siete días ya ha firmado una docena de órdenes ejecutivas y memorandos que cambiarán fundamentalmente las relaciones con sus vecinos más cercanos en los próximos años. Entre tantas noticias sobre renegociación del TLCAN, construcción del muro, expulsión de migrantes, para nombrar sólo algunas, un análisis del intelectual John Ackerman, publicado en The Atlantic y luego reiterado en una entrevista que le dio a CBC, sobresalió por lo inusitado de su propuesta.

El gobierno extranjero que más contribuyó a la victoria de Donald Trump, dice, no fue Rusia sino México, es decir, no fue Putin, sino Peña Nieto.

La ayuda

“Pasó algo muy curioso durante las elecciones. En la campaña electoral, Enrique Peña se presentó y organizó un acto de campaña para Donald Trump, el 31 de agosto. Lo invitó a México y tuvieron una reunión, básicamente como si Trump ya fuera el presidente. Dieron un informe a los medios juntos en la residencia oficial de Los Pinos, mandó el helicóptero presidencial para traerlo desde el aeropuerto a Los Pinos.

Y esto era muy importante para Donald Trump porque, precisamente, se le cuestionaba, se lo descalificaba a Trump como que, por un lado, no era un líder que pudiera ser respetado por jefes de Estado ‒más bien se iban a burlar de él‒, y, por otro lado, se le acusaba de ser racista, por sus visiones hacia México y los mexicanos.

De izquierda a derecha, Justin Trudeau, Donald Trump y Enrique Peña Nieto (Foto: Reuters / Chris Wattie / Brian Snyder / Carlos Jasso).

Pero aquí vino a salvar el asunto Peña Nieto. Se declararon grandes amigos, Peña Nieto y Trump. Y si te fijas en las encuestas la verdad es que sí tuvo impacto. Al siguiente día, empezó a remontar. Trump estaba muy abajito, porque Clinton había tenido su Convención nacional democrática. Pero esto fue un punto viraje muy importante.

Y esto lo hace aún más indignante y triste para los mexicanos, porque aún después de todo este servilismo de Peña Nieto hacia Trump, de apoyo a él, ahora Trump le da una cachetada a Peña Nieto”.

Ackerman afirma que el presidente mexicano aplica políticas de deportación masiva contra los centroamericanos que tratan de cruzar México hacia Estados Unidos. Peña Nieto también ha comenzado la construcción, con ayuda estadounidense, de un “muro” en la frontera sur de México con Guatemala. Y al igual que Trump, Peña Nieto ha colocado la agenda corporativa en el centro de su gestión.

Las deportaciones de centroamericanos

“El presidente Peña Nieto se parece mucho a Trump. Por ejemplo, ha aplicado las mismas políticas de Trump en inmigración.

“En México, damos un trato terrible hacia los centroamericanos que quieren cruzar o quedarse en México”, asevera Akerman.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here