OMAR TORRIJOS Y EL CANAL