La falacia de la honestidad y la corrupción

0
350

La falacia de la honestidad y la corrupción

José Bernardo González
Ingeniero Agrónomo y Economista Agrícola
Especial para Bayano digital

Esta campaña política se ha convertido en una batalla de denuncias de corrupción, pero esta campaña NO es una pelea entre buenos y malos o entre honesto y corruptos. No se engañen. Los que atacan a los políticos de hoy son los mismos que pidieron el voto para Martinelli y después para Varela. No les da ni estornudo el desastre que llevaron al país, no sienten ningún remordimiento. Quieren mantener el poder en el Ejecutivo y acceder ahora al poder en la Asamblea, para cerrar el círculo de poder político, que les permite asaltar nuevamente las arcas del Estado.

El candidato llamado independiente, abanderado del otro camino, solamente es un peón en este juego, responde a los mismos intereses que llevaron al poder a Martinelli y a Varela, solo han cambiado de máscara. Sólo los tontos e incautos están comiendo del cuento y discurso anti corrupción. Recuerden que ellos son los dueños de los medios de comunicación.

Algunos en su miopía creen que es una pelea por los puestecitos de diputados, ministros, directores o embajadas. Aquí lo que está en juego son los $25 mil millones al año de presupuesto, que suman $125 millones en los 5 años. Que representan cerca de $50 mil millones de inversión en obras públicas y concesiones, que los quieren los poderes económicos para ellos, no pueden permitir que los reparta otro.

Los $160 millones que les han permitido robar a los diputados es una bicoca frente a lo que esas prebendas, aprobadas por el ejecutivo y la contraloría, permitió que se aprobaran presupuestos, leyes y concesiones para que esos empresarios se llevaran los otros $50 mil millones, de los que muy diligentemente no dicen nada.

Pero los pendejos están molestos solo por una parte del robo. Nos han puesto a mirar el árbol, mientras ellos se roban el bosque. Por eso estoy con Nito Cortizo, porque yo sé que él NO representa esos sectores. Espero que muchas cosas cambien. No me hago ilusiones tampoco, sé que todo no se va a resolver, pero confío en que pondremos las bases para el cambio.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here