El Dedo del martes 23 de enero

0
42

Por Niko Jones

  • La iglesia católica panameña aclaró que es la autora del proyecto de celebrar la JMJ en Panamá. Una forma elegante de los avisados obispos para decirle al varelismo: ¡Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios!
  • En Panamá, hay una pila de políticos corruptos y relamidos que buscan el perdón del Papa, después de haber robado, abusado de los empleados públicos y firmar acuerdos entreguistas. Para ellos, no hay perdón alguno.
  • Mientras el Papa Francisco habla de paz, el endiablado Mike Pence amenaza desde Washington con llevar la guerra a Venezuela. Tal vez, el fanático gringo necesite ser sometido a exorcismo o al despojo de ánimas hediondas.
  • Todos los analistas preguntan qué fue hacer Varela a la sede del Comando Sur en Estados Unidos. Parece que el viajero frecuente regresó a Panamá con un extraño olor a pólvora. Ese mismo olor se siente en Siria y Afganistán.
  • ¿Por qué será que en la Procuraduría surgen tantos cuentos de encuerados y encueradas? Es posible que la causa sea el abuso contra la Justicia, arrecochinada y ultrajada sobre un ejemplar del sistema penal acusatorio. ¡Jo!
  • Ricardo Martinelli, el magnate que estibaba sacos de azúcar en el mítico buque norcoreano Chong Chon Gang, se dejó crecer la barba en la cárcel, al estilo de alzados en la Sierra Maestra. Pero, la historia jamás lo absolverá.
  • Con el pretexto del amor a la historia, autoridades canaleras aún mantienen el nombre de la Residencia del Gobernador a la mansión del colonialista de marras que se fue. ¡Qué la rebauticen como Casa Museo de los Mártires!
  • Tras besarle la mano al Papa y la sotana a los cardenales, los candidatos de partidos electorales se sacarán los ojos en el torneo de mayo. Ya empezó la campaña sucia y los bellacos del capital financiero apuestan a la trampa.
  • El Tribunal Electoral debe demostrar que no es el hogar de Caín y Abel, y tampoco la lúgubre cueva de Alí Babá, tras la sospecha de que Drácula y muertos vivientes se reunían allí para firmar los libros de los pre candidatos.
  • Al grito de ¡No nos sacarán!, los pequeños productores agropecuarios en el distrito de Barú están dispuestos a “rifársela” (pelear por lo suyo). Han dicho al gobierno que ellos no son árbol sin sombra y van a resistir.
  • La codicia inmobiliaria puso al rojo vivo el tema de las concesiones en áreas canaleras y amenaza con levantar de su tumba a Omar Torrijos. Los nuevos amos del capital financiero lo engullen todo, incluida la dignidad.
  • Después de tragar santos en la JMJ, políticos oficialistas se van de lleno al carnaval. El homenaje al Dios Momo, Tiburcio y Domitila, y la amistad con aquellos que se suben al “grillo” en Las Tablas, es parte del libreto.
  • Ojalá el Papa eche agua bendita en los pasillos del Palacio de las Garzas, donde entran y salen muchos canallas. El presidente electo en mayo de 2019 está obligado a sacar y botar los manuales dejados allí por el Opus dei.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here