Camille Herron, la ultramaratonista que rompe récords mundiales comiendo tacos y bebiendo cerveza

“Caminé un par de vueltas mientras comía Teco Bell y bebía cerveza”.

0
29
Herron al ganar el ultramaratón “Comrades” de 89km entre las ciudades de Durban y Pietermaritzburg, en Sudáfrica, en 2017. (Foto: RAJESH JANTILAL/AFP/Getty Images).

Por Katie Falkingham
BBC Sport

Camille Herron no es una atleta ordinaria. Pero claro, ningún atleta promedio le daría 655 vueltas y media a una pista durante 24 horas y, al hacerlo, rompería dos récords mundiales.

Pero eso fue lo que hizo Herron a inicios del mes, cuando no sólo corrió 262 kilómetros en 24 horas, sino que completó las primeras 100 millas (160,9 kilómetros) del Desert Solstice Invitational en 13 horas y 25 minutos.

Ambas hazañas representaron nuevos récords femeninos de pista.

El Desert Solstice Invitational es un evento de élite deportiva que se celebra en Arizona, Estados Unidos durante el solsticio de invierno.

“Tuve siete fracturas por estrés cuando era joven pero no sabía que mis huesos estaban rotos”, cuenta la mujer, que celebró su cumpleaños número 37 el día de Navidad.

“No me parecía que el dolor fuera tan malo”, dice.

“El salto de fe”

Hace 14 años, Herron, quien vive en Oklahoma, era una corredora recreacional que cubría 112 kilómetros a la semana.

Su ahora esposo, Conor, era el atleta “serio” en la relación. Pero en su primera carrera conjunta, ella llegó más lejos que él.

Con esto como motivación, su carrera deportiva despegó y ganó 21 maratones. Pero aún había energía en su tanque y necesitaba un nuevo desafío.

“Fue bastante aterrador pasar de un maratón a correr 100 kilómetros, más del doble de la distancia”, dice.

“Pero sólo tenía que dar el salto de fe y creer que podía hacerlo. Bromeé que era como Billy Elliot haciendo ballet por primera vez, era este sentimiento maravilloso de pensar: «Yo creo que estoy hecha para hacer esto’. Simplemente se sentía increíble”.

“Encontré mi vocación en la vida después de dar este salto de fe y creer que lo podía hacer”, indica.

Herron completó su primera carrera de 100 kilómetros en 2015 y, al hacerlo, rompió el récord que conservaba Ann Trason, quien es considerada “la más grande ultramaratonista de todos los tiempos”.

“Ese fue el ímpetu que me indicó que quizás debía continuar en esto”, señala.

La lucha contra el sueño

Herron corre entre cuatro y seis ultramaratones al año, pero 2018 fue el año en el que decidió empujar su cuerpo con una intensidad que no lo había hecho antes.

En la competencia Desert Solstice Invitational, 30 corredores pueden elegir entre correr 160,9 kilómetros, hacerlo sin parar durante 24 horas o hacer las dos cosas simultáneamente en una pista de 400 metros de una escuela secundaria de Phoenix.

Pero desde el momento en que Herron rompió el récord de los 100 kilómetros de Trason, se propuso romper otros récords mundiales y este evento, que se celebró el 8 y 9 diciembre, era su oportunidad.

“Era lo más lejos a lo que había llegado y me tuve que hacer la idea de hacerlo en 24 horas, lo que significaba correr de noche y solucionar otros problemas que no enfrentas cuando recorres distancias más cortas”, explica.

“Atraviesas un periodo en el que tu cuerpo quiere dormir. Me estaba aventurando en lo desconocido al hacer una carrera de 24 horas, pero, al mismo tiempo, era algo muy emocionante que nunca antes había hecho”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here