«La recuperación de la crisis de la COVID-19 deberá conducirnos a una economía diferente.»

El Secretario General, António Guterres, participa en la Cumbre virtual extraordinaria de Líderes del Grupo de los Veinte (G-20) sobre la pandemia COVID-19.

0
86
António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas,

António Guterres
Secretario General de las Naciones Unidas

El mundo se enfrenta a una prueba sin precedentes. Y ha llegado el momento de la verdad.

Cientos de miles de personas están cayendo gravemente enfermas a causa de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), que se está propagando exponencialmente en muchos lugares.

Las sociedades están en crisis y las economías están en picada.

El Fondo Monetario Internacional ha reevaluado las perspectivas de crecimiento para 2020 y 2021 y ha declarado que hemos entrado en una recesión, tan grave o peor que en 2009.

Debemos responder de manera resuelta, innovadora y conjunta para suprimir la propagación del virus y abordar la devastación socioeconómica que la COVID-19 está causando en todas las regiones.

La respuesta deberá ser en gran escala, coordinada y amplia, en correspondencia con la magnitud de la crisis, y guiarse a nivel nacional e internacional por la Organización Mundial de la Salud.

También deberá ser multilateral, de manera que los países se muestren solidarios con las comunidades y naciones más vulnerables.

El mensaje del informe que publicamos hoy es claro: responsabilidad compartida y solidaridad mundial en respuesta a los efectos de la COVID 19.

Es un llamamiento a la acción.

Debemos ver a los países no solo unidos para vencer al virus, sino también para hacer frente a sus profundas consecuencias.

En primer lugar, a una respuesta sanitaria coordinada inmediata para suprimir la transmisión y poner fin a la pandemia.

A una respuesta que amplíe la capacidad sanitaria para realizar pruebas, rastrear casos, poner en cuarentena y ofrecer tratamientos, sin dejar de proteger la seguridad de los equipos de respuesta inicial, y que vaya acompañada de medidas para restringir el movimiento y el contacto.

A una respuesta que brinde acceso universal a tratamientos y vacunas, una vez que estén listos.

Es esencial que los países desarrollados ayuden inmediatamente a los menos desarrollados a reforzar sus sistemas de salud y su capacidad de respuesta para detener la transmisión.

De lo contrario, nos enfrentamos a la pesadilla de que la enfermedad se propague como un incendio forestal en el Sur Global en que mueran millones de personas y a la perspectiva de que la enfermedad vuelva a aparecer donde antes fuera suprimida.

Recordemos que solo somos tan fuertes como el sistema de salud más débil de nuestro mundo interconectado.

Me preocupa especialmente el continente africano, y aliento firmemente al Grupo de los 20 (G20) a que siga adelante con una iniciativa del G20 para África que se propuso en la Cumbre.

En segundo lugar, debemos abordar las devastadoras dimensiones sociales y económicas de esta crisis, centrándonos en los más afectados: las mujeres, las personas de edad, los jóvenes, los trabajadores con salarios bajos, las pequeñas y medianas empresas, el sector no estructurado y los grupos vulnerables, especialmente los que se encuentran en situaciones humanitarias y de conflicto.

Debemos ver a los países no solo unidos para vencer al virus, sino también para hacer frente a sus profundas consecuencias.

Ello significa diseñar políticas fiscales y monetarias capaces de apoyar la provisión directa de recursos para apoyar a los trabajadores y los hogares, la provisión de seguros de salud y de desempleo, el aumento de la protección social y el apoyo a las empresas para evitar las quiebras y las pérdidas masivas de puestos de trabajo.

Lo que se necesita es una respuesta multilateral en gran escala, coordinada y amplia que ascienda al menos al 10 % del producto interno bruto mundial.

Los países desarrollados pueden hacerlo por sí solos, y algunos ya lo están haciendo.

Pero debemos aumentar masivamente los recursos disponibles para el mundo en desarrollo mediante la ampliación de la capacidad del Fondo Monetario Internacional, en particular mediante la emisión de derechos especiales de giro, y de las demás instituciones financieras internacionales para inyectar rápidamente recursos en los países que los necesitan.

Los intercambios coordinados entre los bancos centrales también pueden aportar liquidez a las economías emergentes.

El alivio de la carga de la deuda deberá ser una prioridad, incluyendo la renuncia inmediata al abono de intereses para el año 2020.

El sistema de las Naciones Unidas se ha movilizado plenamente, proporcionando orientación para los esfuerzos mundiales, apoyando las respuestas de los países y poniendo nuestras cadenas de suministro a disposición del mundo.

Para apoyar nuestros esfuerzos, las Naciones Unidas están estableciendo un nuevo Fondo Fiduciario de múltiples asociados para la respuesta y la recuperación en relación con la COVID-19, con el fin de ayudar a los países de ingresos bajos y medianos a responder a la emergencia y recuperarse de la conmoción socioeconómica.

Los Coordinadores Residentes de las Naciones Unidas en todo el mundo serán los impulsores de la respuesta de las Naciones Unidas sobre el terreno, asegurando que los amplios y diversos conocimientos y activos del sistema de las Naciones Unidas se utilicen de la manera más eficiente y eficaz para apoyar a los países.

Finalmente, cuando superemos esta crisis, porque la habremos de superar, nos enfrentaremos a una disyuntiva.

Podemos volver al mundo como era antes o abordar resueltamente los temas que nos hacen a todos innecesariamente vulnerables a las crisis.

Nuestra hoja de ruta es la Agenda 2030 y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La recuperación de la crisis de la COVID-19 deberá conducirnos a una economía diferente.

Todo lo que hagamos durante esta crisis y después de ella deberá centrarse en la construcción de economías y sociedades más equitativas, inclusivas y sostenibles y que sean más resistentes a las pandemias, al cambio climático y a los muchos otros desafíos mundiales a los que nos enfrentamos.

Lo que el mundo necesita ahora es solidaridad.

Con solidaridad podemos derrotar al virus y construir un mundo mejor.

Muchas gracias.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here