La “ayuda humanitaria” de EE UU a Venezuela es un acto de guerra

El colectivo Bayano exhorta al gobierno panameño a enderezar la política exterior y no prestar el territorio nacional para el desarrollo de campañas de aislamiento y guerra contra Venezuela, o dar cabida a los promotores de falsas “caravanas humanitarias”.

0
172
Jhon Kelly, ex jefe del Comando Sur

Comunicado

La “ayuda humanitaria” de EE UU a Venezuela es un acto de guerra

La pretendida “ayuda humanitaria” que Estados Unidos ha lanzado para atraer la atención internacional al cerco creado contra Venezuela, es una forma de propaganda de guerra dirigida a exhibir a las tropas estadounidenses instaladas en Colombia como “salvadoras” del “hambriento” pueblo venezolano al que luego van a sacrificar.

El colectivo Bayano repudia el inhumano bloqueo impuesto a Venezuela, que a su vez impide la compra de medicinas y víveres en el exterior. De la misma forma, rechaza con contundencia las campañas desestabilizadoras disfrazadas de “ayuda humanitaria” que ninguna nación del mundo está dispuesta a tolerar bajo circunstancia alguna.

Esta organización exhorta a la solidaridad efectiva con el pueblo y el legítimo gobierno de Venezuela, con el objetivo de desmontar los mecanismos de aislamiento económico, político y diplomático impuestos por Estados Unidos a la Patria Grande de Bolívar, en intento de tomar control de sus reservas petrolíferas.

El jefe de la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja en Colombia, Christoph Harnisch, afirmó que esa institución no participará en  la distribución de la asistencia que llegará desde los Estados Unidos, al considerar que es ayuda de un Gobierno y no es humanitaria.

Asimismo, llama a todos los sectores a divulgar el contenido intervencionista de la “ayuda humanitaria” y sus resortes mediáticos, activados tras la aplicación del ilegal y arbitrario congelamiento de activos del Estado venezolano en bancos internacionales, lo que afecta la salud y la seguridad alimentaria de la población.

El colectivo Bayano exhorta al gobierno panameño a enderezar la política exterior y no prestar el territorio nacional para el desarrollo de campañas de aislamiento y guerra contra Venezuela, o dar cabida a los promotores de falsas “caravanas humanitarias”.

La suerte de América Latina pasa por una Venezuela que resiste con heroismo. Hoy, sólo queda a los latinoamericanos un único camino: acompañar sin dobleces la lucha en defensa de la soberanía y el derecho a la libre autodeterminación del pueblo venezolano, que no está dispuesto a vivir de migajas repartidas por criminales y mercenarios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here