El taburete de “Nito”

0
119
Un taburete que inspira a los pensadores.

Por Alberto Velásquez
Periodistas

A pocos días del nuevo gobierno, se avizora un panorama político con claros indicios de que serán muy interesantes, a pesar de la distracción que está provocando en el ambiente un recluso doméstico.

La expectación de los panameños ha aumentado notablemente en las últimas semanas, especialmente por los elementos que se refieren al estado financiero en que se recibirá la actual administración, responsable del alto endeudamiento externo.

A ello, se van sumando otros anexos que, necesariamente, estremecerán la silla presidencial en Panamá.

Folkclóricamente hablando, el próximo inquilino del Palacio Presidencial adujo que prefiere un taburete desde el cual pueda reafirmar el interés nacional y no la silla que ocupó en los últimos días el usuario saliente, quien firmó acuerdos, contratos y decretos, con toda la saña dirigida a empantanar el camino al sucesor en el cargo.

La opinión pública no se está equivocando cuando señala que, desde su taburete, el presidente “Nito” tendrá que repartir instrucciones, mejor dicho, rejo, para que problemas creados premeditadamente, puedan ser abordados con seriedad.

Entre esos problemas generados por el gobierno saliente figuran la migración desorganizada, la creación de instituciones de seguridad ineficientes, la restructuración antojadiza de los servicios de escoltas para ex funcionarios y las facultades otorgadas a burócratas más allá del 1 de julio de este año.

Está claro que, tras dejar de ser presidente de la república, no caben las decisiones confusas y arbitrarias destinadas a proteger a un gobierno que llega a su fecha de caducidad. Simplemente, esas medidas absurdas deben ser derogadas casi de inmediato.

La ciudadanía está dispuesta a dar días de gracias. No obstante, hay numerosos problemas socioeconómicos que requieren ser abordados en forma prioritaria, como los contratos suscritos por el Estado con las empresas Bana Piña y Minera Panamá, debido a que las concesiones no satisfacen los intereses de las mayorías.

Hasta ahora, se percibe que el golpeado sector agropecuario se mantendrá firme en sus reclamaciones con el objetivo de mejorar las condiciones internas. Asimismo, se prevé que los protectores del medio ambiente persistan en las explotaciones mineras no resulten como los anteriores proyectos extractivistas. Es necesario que se produzcan mejores beneficios para Panamá y prevalezca el respeto al patrimonio de la población panameña.

El taburete de “Nito”, exponente del folkclor podría ser transformado en un poderoso ícono influyente en la defensa de la soberanía alimentaria y en el afianzamiento del sentir nacionalista de los panameños. Hay que observar los resultados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here