El Hubris electoral en Panamá

0
38
Firma de papeletas para escoger candidatos a cargos de elección popular.

Por Miguel Antonio Bernal
Catedrático universitario

El síndrome de Hubris, llamado también enfermedad del ego, se evidencia por “una propensión narcisista a ver su mundo principalmente como un escenario donde ejercitar su poder y buscar la gloria”.

En menos de un mes, estaremos los mayores de 18 años, destinados a delegar nuestro poder ciudadano en la papeleta electoral, sin ningún control efectivo sobre los elegidos. Nos veremos, nuevamente, condenados a tener autoridades electas, que son ‒en su inmensa mayoría‒, embusteros y embriagados de sus privilegios.

En las escasas semanas que nos quedan, antes de dar “el salto al vacío”, es conveniente que detectemos el síndrome de Hubris en las diversas candidaturas que nos acechan.

Los estudios científicos indican que debemos observar varias características importantes en material electoral:

  1. La predisposición del candidato que lanza acciones que le den una luz favorable, con el fin de embellecer su imagen.
  2. Una preocupación desmedida por la imagen y la presentación.
  3. Un modo mesiánico de comentar los asuntos corrientes y una tendencia a la exaltación.
  4. Una identificación con la nación o su organización hasta el extremo que el individuo valora su punto de vista y sus intereses como idénticos.
  5. Una tendencia a hablar de sí mismo en tercera persona o a usar la forma regia de “nosotros”.
  6. Una excesiva confianza en su propio juicio y un desprecio por las preguntas, consejos o las críticas de los demás.
  7. Un enfoque personal exagerado, tendente a la omnipotencia, de lo que son capaces de llevar a cabo.
  8. Una creencia de que antes de rendir cuentas al electorado o a la opinión pública, la Corte ante la cual deben responder es: la Historia o Dios. Y la idea inquebrantable de que aquella Corte les absolverá.
  9. Una pérdida de contacto con la realidad, a menudo vinculada a un aislamiento paulatino.
  10. Agitación, imprudencia e impulsividad.

Toca a todos los ciudadanos detectar a tiempo el Hubris electoral y ejercer el control con el voto, para evitar el ejercicio irracional del poder.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here