ASOPROF. El mejor homenaje a los estudiantes panameños en su día

La Asociación de Profesores de la República de Panamá (ASOPROF) reitera este aniversario del Día del Estudiante, su compromiso y apoyo a que vuelvan a existir esas escuelas de ciudadanía que eran las Asociaciones Federadas y la Federación de Estudiantes de Panamá.

0
256
Estardante de la FEP

EL MEJOR HOMENAJE A LOS ESTUDIANTES PANAMEÑOS EN SU DIA, UNIRNOS CONTRA LAS REFORMAS CONSTITUCIONALES QUE QUITAN DERECHOS DEL PUEBLO

 

Profesor Fernando Agrego
Secretario General de ASOPROF

El 27 de octubre de cada año conmemoramos el Día del Estudiante en nuestro país. Poco se dice de los hechos que dan origen a ese día. Estados Unidos había organizado en 1941 un golpe de Estado que había quitado de presidente de la nación al Dr. Arnulfo Arias por demorarse en otorgar bases militares a esa potencia, fuera de las que tenían en la entonces Zona del Canal.

Corría el año de 1943. Gobernaba el presidente de facto Ricardo Adolfo De La Guardia. Este había destituido docentes de la recién fundada Universidad de Panamá, por sus críticas al gobierno que presidía, pero los estudiantes de los pocos colegios secundarios existentes y de la Universidad, se habían opuesto a esa medida por medio de huelgas y protestas que hicieron renunciar, ese 27 de octubre, al Ministro de Educación y dio pie a la fundación de las Asociaciones Federadas y a la Federación de Estudiantes de Panamá.

Este año conmemoramos ese día en medio de un intento de imponer por parte de la corrupta Asamblea de Diputados, un paquete de reformas constitucionales que quitan derechos al pueblo panameño. Intentan eliminar la obligación constitucional de acatar los avances de leyes internacionales en materia de derechos humanos, con lo que quedaríamos aún más en manos de los caprichos de diputados y gobernantes.

Esas reformas también ponen en peligro la existencia de la Caja de la Seguro Social y el derecho a que sean buenos los servicios públicos de salud, así como a toda conquista que todavía contenga la actual Carta Magna, pues responden al querer de los grupos económicamente poderosos.

Por eso, una de las reformas más lesivas es aquella que pretende eliminar el acceso del pueblo a la educación universitaria. Desde su fundación un 7 de octubre de 1935, la Universidad de Panamá fue convirtiéndose, sobre todo por la lucha de sus estudiantes y docentes, en el lugar que permitía que los hijos del pueblo accedieran a una educación superior. Hoy, esas reformas pretenden liquidar ese derecho, pues cercenan la obligación del Estado de garantizar el presupuesto de las Universidades Públicas, reduciendo dicha responsabilidad a una asistencia económica, que también tendría que ser repartida con las universidades privadas, de dueños millonarios.

También liquidan la función fiscalizadora y la autonomía de la Universidad, al crear un ente superior a ella que sería reglamentado por una nueva ley, lo que abriría el camino a la entrega de la Universidad al capricho de cualquier gobernante de turno.

La Asamblea de Diputados cometió un grave error. El máximo Órgano de Gobierno de la Universidad de Panamá, convocó el pasado martes de manera urgente a una movilización masiva de estudiantes, docentes y administrativos, que llegó a la Asamblea de Diputados. Ante la negativa de abrir sus puertas, los universitarios casi se toman la Asamblea, lo que hizo que el presidente de ese órgano del Estado prometiera eliminar las reformas referentes a la universidad pública. Esa misma semana la UTP también efectuaría una marcha.

La movilización de la Universidad de Panamá no fue sólo para defender el carácter público y popular de la misma, sino contra toda la reforma constitucional encaminada a recortar derechos de la ciudadanía. No es para menos. Resulta que de aquellas inconsultas reformas constitucionales originadas en el agrupamiento denominado Concertación Nacional, que no resolvían nada, los grandes intereses económicos han introducido, con el beneplácito de la Asamblea de Diputados, reformas que van a recortar radicalmente los escasos derechos de la población.

La exitosa movilización universitaria se da coincidiendo con importantes ejemplos de lucha de los pueblos hermanos del Ecuador, Chile y Cataluña, con sus juventudes dando sobradas muestras de hidalguía y arrojo al lado de sus pueblos. Lo hace cuando el mismo día de la marcha de la Universidad de Panamá, 400 delegados del CONATO también marcharan a la Asamblea contra las mismas reformas, como lo viene haciendo también agrupaciones como FRENADESO, CGTP, reformas contra las cuales también se ha pronunciado el poderoso movimiento magisterial agrupado en la UNEP, entre otros.

La Asociación de Profesores de la República de Panamá (ASOPROF) reitera este aniversario del Día del Estudiante, su compromiso y apoyo a que vuelvan a existir esas escuelas de ciudadanía que eran las Asociaciones Federadas y la Federación de Estudiantes de Panamá.

Llamamos a todos nuestros capítulos a divulgar está noble causa, preparando las condiciones para movilizar las escuelas y colegios a las calles contra estas leoninas reformas constitucionales. Conminamos a todos los sectores a UNIR ESFUERZOS EN ACCIONES COMUNES QUE ADQUIERAN TAL MASIVIDAD QUE DERROTEN ESTOS PERVERSOS EMPEÑOS.

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here