Un buque de la Armada de EEUU hace disparos de advertencia a buques iraníes en el Estrecho de Ormuz

0
41
Buque de la Armada de EEUU. (Foto: AP Photo / Ed Bailey).

Sputnik

Un buque de la Marina estadounidense disparó tres tiros de advertencia a cuatro buques de la Guardia Revolucionaria de Irán en el estrecho de Ormuz, según funcionarios estadounidenses de Defensa citados por Reuters.

El destructor “USS Mahan” aparentemente trató de establecer contacto con los barcos iraníes que se aproximaban y les pidió que redujeran su velocidad, pero no respondieron, según funcionarios no identificados.

El incidente tuvo lugar el domingo. Según Reuters, los barcos iraníes se acercaron a 800 metros del “USS Mahan”, que había estado vigilando a otros buques estadounidenses.

A finales de noviembre, un pequeño barco iraní apuntó su arma a un helicóptero de la Armada de Estados Unidos en el estrecho de Ormuz, anunció el Pentágono. El incidente ocurrió en aguas internacionales, dijeron funcionarios militares estadounidenses.

Más información:

Golfo Pérsico. (Foto: Flickr / Banco de imágenes geológicas).

EEUU está tratando de consolidar su presencia militar en el golfo Pérsico para poder controlar la política de los países situados en esta región del mundo, opina el periodista Marco Mayer, de la revista austriaca Contra Magazin.

De acuerdo con Mayer, la presencia militar de EEUU en los países del golfo Pérsico es “enorme” y las tropas estadounidenses tienen bases por toda la región.

En mayo de 2015, Washington y varios Estados del golfo anunciaron que planeaban construir un sistema de defensa común dirigido a contrarrestar la presunta “amenaza iraní”. Los estadounidenses están interesados en controlar toda la región y, en primer lugar, al Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo, subraya el autor.

A su vez, la venta de radares de detección temprana a Catar forma parte de este plan ideado por EEUU, sigue el periodista. Con este equipamiento, Catar puede responder a ataques aéreos realizados a una distancia de hasta 5.000 kilómetros.

Dado que Moscú se encuentra a unos 3.550 kilómetros de Catar e Irán a tan solo 821 kilómetros, estos radares pueden estar dirigidos contra la alianza de Rusia, China e Irán, sostiene Mayer.

Principalmente, son los países suníes del golfo Pérsico los que tratarán de formar un frente de resistencia contra Irán para que Europa pueda atacar a Rusia, mientras que los Estados de la región de Asia Oriental harán lo mismo con China y todo esto podría realizarse bajo la supervisión de EEUU, resume el autor del artículo.

Deja un comentario