Ser o no ser, esa es la cuestión

0
44
En el dilema de ser o no ser, está presente del reto de nación o imperialismo.

Por Prof. Toracio P. Iturralde Sh.

Cuando son ventilados los procesos revolucionarios, la realidad se hace compleja e interesante. Se requieren principios sólidos, comprensión del momento histórico, análisis e investigación de la complejidad y de sus actores. Es decir, conocimiento sobre las fuerzas contrarias que provocan el fenómeno social, de la ley dialéctica que lo genera, así como del papel de personalidades en el desarrollo de tales acontecimientos.

Estos elementos están en función de la “Carta Abierta a los Traidores”, escrito por Luis Enrique Araujo a la “izquierda” venezolana y por triangulación, a la “izquierda” latinoamericana, en el contexto de la formación de la Asamblea Nacional Constituyente. Por lo tanto, está dedicado a recalcar la posición de un revolucionario frente a un momento histórico determinado.

Entre diversos elementos señalados por Luis Enrique, se destaca el proceso anti neoliberal desarrollado en Venezuela, que no es otra cosa que la lucha contra las reglas dictadas por instituciones financieras, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio (OMC)..

Esas instituciones quieren imponer, entre otras exigencias, la reducción del papel del Estado, a través de la privatización de los servicios públicos y los recursos estatales, reducir la inversión social y liberar los mercados del control público y abrir el mercado global a través de los tratados de libre comercio.

Para enfrentar a las fuerzas que buscan imponer el neoliberalismo en Venezuela, surgen líderes y figuras que dirigen y orientan esas luchas, que actúan en diversas facetas y tienen un historial revolucionario y comprenden que, esencialmente, hay una lucha de clases entre la oligarquía nacional aliada con intereses del sistema imperial frente al proyecto social y libertario del pueblo venezolano, en particular, y del latinoamericano, en general.

Si no se conoce la trayectoria revolucionaria de los líderes, ni se investiga, y en forma especulativa se asimila información mediática, estratégicamente elaborada por los oscuros intereses de los poderes económicos, habría que reconocer que ello equivale a asumir una posición ante el momento histórico actual en Latinoamérica.

Por ello, es imprescindible afianzar la investigación social y política, y la toma de conciencia sobre las fuerzas contrarias. En el contexto histórico, esas fuerzas libran una contienda que caracteriza al momento como un período revolucionario.

Como decía el general Omar Torrijos Herrera: “una mujer no puede estar medio en cinta. Está o no está”. En el contexto revolucionario, la vacilación, la parálisis y la confusión tienen un efecto perjudicial en sectores democráticos. No se puede ser de izquierda y concordar con planes de la derecha. Es el momento de definiciones serias y consecuentes. Simplemente, formas parte o no estás matriculado en la lucha por la soberanía e integridad de los pueblos.

No hay comentarios

Deja un comentario