Reconocen valor histórico del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso

0
15
Gran Teatro de La Habana.

 

Por Martha Sánchez

La Habana (PL).- Compañías y artistas de Cuba y otros países festejarán durante un año el aniversario 180 de la creación del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, del 15 de abril de 2017 a la misma fecha en 2018.

El Ballet Nacional de Cuba (BNC) recién inauguró la jornada de celebración con un programa concierto, que incluyó algunos de los éxitos del anterior Festival Internacional de ese arte aquí, como Oscurio de la coreógrafa belga-colombiana Annabelle López Ochoa; y Cygne, del argentino Daniel Proietto.

Ahora corresponde el turno a la compañía Acosta Danza, que el próximo 21 de abril estrenará en Cuba uno de los éxitos del coreógrafo estadounidense Justin Peck, Belles-Lettres, evocadora una de las edades de oro del arte, la Belle Époque.

En el transcurso del año, distintas actividades conmemorarán el nacimiento de la ahora plaza escénica más antigua en activo de Latinoamérica, entre ellas exposiciones de artistas plásticos de diversas nacionalidades y un ciclo de conferencias sobre la historia del teatro, a cargo de distinguidos académicos.

De acuerdo con el especialista de Relaciones Públicas de la institución, Emmanuel Georges, entre las inmediatas se encuentra una cancelación de sellos, el venidero 22 de abril, a la cual asistirá como invitada de honor la legendaria bailarina Alicia Alonso, cuyo nombre se incorporó al del teatro en 2015.

También, en 2017 se celebrará allí los 100 años del nacimiento del coreógrafo cubano Alberto Alonso y los 50 de que creara su obra de mayor trascendencia, Carmen.

A propósito del hecho y de la fuerza de este famoso personaje de la literatura francesa, el BNC repondrá la versión de Alonso, mientras el Ballet de Camagüey y el Ballet Español de Cuba interpretarán sus respectivas coreografías en torno al relato del novelista Prosper Mérimée.

Los visitantes al Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso a lo largo del año dispondrán de un recorrido especial por dentro de la institución que les permitirá contemplar el histórico camerino de la Alonso y la plataforma empleada para desaparecer a Giselle sobre la tumba al final del ballet.

Además, podrán ver el trofeo del premio anual de la entidad y las inscripciones en el Libro de Honor.

Apuntes históricos

Hoy lo conocemos con el nombre de Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso pero hace 177 años se fundó con el de Tacón, apellido del entonces Capitán General de la isla, al que se debe la idea de su construcción.

Desde la apertura del coliseo, el 18 de febrero de 1838, diversas personalidades de todas partes del mundo exhibieron allí su talento.

Las actrices Sara Bernhardt y Eleonora Dusse, el mismísimo tenor Enrico Caruso, pianistas como Serguei Rachmaninov y Arthur Rubinstein, y bailarines como Carmen Amaya, Cristina Hoyos y Antonio Gades cultivaron al público habanero y marcaron un hito en la cultura.

En el campo de la danza, un hecho extraordinario se produjo en 1841 cuando Fanny Elssler, una de las cinco bailarinas más relevantes del siglo XIX, bailó sobre el escenario de este teatro, pues mostró por primera vez en Cuba la maravilla del baile en puntas.

Por su parte, la mítica Anna Pavlova hechizaría también a los habaneros, a principios del siglo XX, cuando ya era conocido como Teatro Nacional.

La denominación la adquirió tras el establecimiento de la República en Cuba, el 20 de mayo de 1902, y una reparación capital que lo convirtió en parte del emporio del Centro Gallego de La Habana y le confirió en gran medida la apariencia actual.

Para la cultura cubana la importancia de ese coliseo trasciende las artes por varias razones, valga destacar que durante todo el siglo XIX acogió en su sala a lo más representativo de la intelectualidad del país: Domingo del Monte, José Martí y Gertrudis Gómez de Avellaneda.

Tula, como llamaban a la escritora sus allegados, recibió allí una corona de laureles de manos de la también poetisa Luisa Pérez de Zambrana.

Ya en el siglo XX, sería imperdonable obviar las actuaciones de Ernesto Lecuona, Amadeo Roldán, Rita Montaner, Esther Borja, Bola de Nieve, Rosa Fornés, Omara Portuondo, Pablo Milanés y Alicia Alonso, nombres cuya sola mención le aportan prestigio al teatro.

Aquí por primera vez Alonso bailaría Carmen, y justamente ella, la prima ballerina assoluta cubana, bautizó a la institución en 1985 como Gran Teatro de La Habana.

Desde la década de 1960, es la sede teatral del BNC y de los Festivales Internacionales de Ballet de La Habana, evento que atrae a la escena del histórico coliseo a las más grandes estrellas de la danza mundial.

Para orgullo de los cubanos, es el teatro activo de mayor antigüedad en Latinoamérica.

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario