Periodistas de La Estrella y El Siglo reciben masivo respaldo de organizaciones sociales

0
62
Trabajadores de los diarios El Siglo y La Estrella de Panamá, concentrados en la Plaza Porras. (Foto Bayano).

Periodistas de La Estrella y El Siglo reciben masivo respaldo de organizaciones sociales

Una creciente ola de solidaridad ha surgido a favor de los periodistas que laboran en La Estrella de Panamá y El Siglo, ante la amenaza que se cierne sobre ambos diarios, afectados por la inclusión del grupo editorial en la Lista Clinton, pese que no ha sido presentada ninguna prueba vinculante.

Por David Carrasco

La arremetida del gobierno de Estados Unidos contra los diarios la Estrella de Panamá y El Siglo, ha concitado en las últimas semanas un firme apoyo de organizaciones sociales, gremiales y académicas a favor de 250 trabajadores del grupo editorial GESE, en especial periodistas, quienes están a punto de perder sus fuentes de empleo.

En representación de la plantilla de trabajadores, el periodista Carlos Anel Cordero manifestó el 23 de diciembre que hay una posibilidad verdadera de cierre de operaciones, luego de la inclusión de ambos diarios, de propiedad de la familia Waked, en la Lista Clinton, una especie de lista negra que impide a empresarios estadounidenses realizar transacciones con compañías vinculadas al grupo panameño.

Cordero formuló un llamado al gobierno de Panamá, para que haga prevalecer la soberanía y rechace las acciones de extraterritorialidad aplicadas por Estado Unidos contra nacionales. “Como trabajadores, somos fieles testigos de la independencia informativa que mantienen los diarios El Siglo y la Estrella de Panamá, cuyas líneas editoriales se apegan estrictamente a la verdad”, puntualizó Cordero en la lectura de un comunicado de distribución hemisférica.

Bayano digital recabó las opiniones de representantes de diversos sectores que se han adherido a la defensa de ambos diarios, cuya última licencia de operación ‒conferida por Washington‒, expirará el 6 de enero de 2017, en medio de la expectación internacional, debido al precedente funesto contra la libertad de información. Esas opiniones son un valioso aporte para entender el momento político.

Hablan los expertos

El jurista y ex magistrado del Tribunal Electoral Guillermo Márquez Amado comentó que en las acciones de bloqueo contra el GESE “hay un atentado de fondo contra la libertad de expresión y contra instituciones básicas y el derecho de Estados Unidos”, con raíces en el Derecho Romano, la Carta Magna de Inglaterra, The Bill of Rights, la Constitución estadounidense y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Indicó que la jurisprudencia vigente alrededor del orbe y en Estados Unidos, acoge el principio de que no se puede condenar a nadie sin pruebas, y que la Lista Clinton, aplicada a Panamá, es un precedente negativo, porque ese modelo arbitrario y alejado de la Justicia puede ser ejercido en forma unilateral contra otros países, en el mundo, lo que equivaldría a un “retroceso en el progreso de la humanidad”.

Al respecto, el abogado penalista y constitucionalista Silvio Guerra dijo que las acciones extraterritoriales impuestas por Estados Unidos al grupo editorial GESE son “un crimen atroz”. Indicó que quienes cometen esos exabruptos, son los mismos quienes mataron a jóvenes panameños el 9 de Enero de 1964 y los que desataron el Incidente de la Tajada de Sandía, en 1856. “Ahora, nos quieren eliminar el derecho a comunicarnos, y la libertad de expresión”, acotó.

El historiador Rommel Escarreola sostuvo que a Panamá le asiste el derecho a la soberanía y a la no intervención, ante medidas externas violatorias de las leyes nacionales, como las sanciones a medios informativos panameños. “No debemos permitir que un embajador gringo (John Feeley) intervenga en el cierre de los periódicos El Siglo y la Estrella de Panamá. Esta no es una colonia”, recalcó.

Docentes universitarios protestan

En un mitin realizado en la Plaza Porras, las docentes universitarias Griselda López e Ileana Golcher demandaron el derecho de los medios panameños a poder funcionar y repudiaron las presiones del gobierno de Estados Unidos que lesionan la soberanía de Panamá e inducen al cierre de diarios colocados en listas de exclusión.

López calificó al hecho de “atentado a la libertad de prensa y al derecho que tiene los panameños a tener sus propios medios de comunicación”, y de “un intervencionismo norteamericano muy grande”, que se traduce en irrespeto por parte del embajador estadounidense. Pese a ello, estimó que esas acciones son “inadmisibles” y corresponde al gobierno panameño responder con patriotismo y sin súplicas al gobierno de Washington.

A su vez, Golcher insistió en reafirmar la solidaridad con los trabajadores de La Estrella de Panamá y El Siglo, quienes “han sido vejados por el procónsul de un país extranjero”, a través de los desplantes intervencionistas. Añadió que “es necesario que sea asegurado el funcionamiento de ambos periódicos que dan equilibrio a la opinión pública en Panamá”.

Periodistas denuncian en conferencia de prensa la agresión extranjera y exigen el derecho al trabajo. (Foto Bayano).

Rechazo a la amenazas de Washington
La presidenta del Colegio Nacional de Periodistas, Blanca Gómez, aseveró que ha seguido con interés el caso, “desde que el grupo de empresas de GESE fue incluido de manera injusta y unilateral en la Lista Clinton”. Reseñó que “aquí no han sido presentadas pruebas de ningún tipo que incriminen a los diarios en acciones ilícitas”.

Gómez sostuvo que “se cierne una espada de Damocles sobre ambos diarios, además de que se afecta el derecho de los ciudadanos a recibir información de todas las corrientes”. Reseñó que “debemos exigir que el grupo de empresas del GESE salga de esa Lista, porque en la medida que se pretenda cerrar un medio, se apaga una luz en la democracia, y la autoridades panameñas no deben permitirlo”.

El secretario general del Sindicato de Periodistas de Panamá, Filemón Medina, describió como “acto intervencionista” la inclusión de ambos medios en la Lista Clinton, y reseñó que se requiere generar un fuerte movimiento de solidaridad efectiva con los periodistas y trabajadores amenazados con el despido forzado, por acciones que emanan del gobierno de Estados Unidos. “Rechazamos la intervención de Estados Unidos contra Panamá”, remarcó.

Deja un comentario