Panamá entre la espada y la pared, ante la intervención

0
26

El no intervencionismo es la doctrina en política exterior que indica la obligación de los Estados de abstenerse o intervenir, directa o indirectamente, en asuntos internos de otro Estado, con la intención de afectar su voluntad y obtener su subordinación. Panamá debería saberlo, ya que en los siglos XIX y XX este país fue escenario de acciones bélicas que precautelaron su seguridad y derecho soberano.

Hoy, es evidente el intervencionismo de Washington, en su plan para aislar y derrotar, por diversas vías, el proyecto político encabezado por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Esa misma hostilidad fue ejercida contra el gobierno del comandante Hugo Chávez y se traduce en acciones de fuerza contra ese país, que no se subordina a dictados de las multinacionales petroleras.

En medio de ese conflicto, y sin consulta previa a los ciudadanos, el gobierno de Panamá tomó partido a favor de Estados Unidos en rl seno de la Organización de Estados Americanos (OEA), y remarcó esa conducta al conceder asilo político a magistrados venezolanos vinculados al movimiento sedicioso en Venezuela, lo que genera dudas sobre la capacidad y audacia de diseñar una agenda propia.

Autoridades rectoras de la política exterior han despreciado la vocación histórica de servir como facilitador del diálogo y promotor de la paz mundial y la neutralidad permanente del Canal interoceánico. Además, es evidente el menosprecio oficial hacia el principio de la igualdad soberana de los Estados y al ineludible pronunciamiento contra el intervencionismo en la región.

Con una imagen deteriorada por los escándalos de corrupción, el abandono de la neutralidad y la adopción de posiciones comprometedoras en materia de seguridad, Panamá enfrenta el peligro de quedar aislada. Su privilegiada posición geográfica es atractiva para las inversiones y un elemento ventajoso, pero puede ser insuficiente para garantizar la plena estabilidad política.

Sin lugar a dudas, la subordinación a fuerzas hegemónicas foráneas coloca a este país entre la espada y la pared. Al carecer de perfil propio y de una clara identidad nacional que prevalezca sobre su política exterior, Panamá se ha vuelto vulnerable, y le costará recuperar el prestigio mundial que obtuvo al arrancar la última estaca colonialista de su suelo. Ese es un reto crucial vigente.

COMPARTIR
Artículo anteriorEl Dedo
Artículo siguienteCaricatura

No hay comentarios

Deja un comentario