Los partidos políticos de derecha en Panamá

0
312
Partidos Políticos en Panamá.

Los partidos políticos de derecha en Panamá

Del Partido del Pueblo de Panamá, se ha recibido este artículo, que intenta caracterizar a partidos políticos panameños inscritos en el Tribunal Electoral (TE). En esta edición, reproducimos esa nota, que introduce elementos para un debate.

Todos estos partidos representan a la burguesía financiera y a la Oligarquía de una u otra forma. Sin embargo, desde siempre han utilizado los recursos del estado para mostrarse potables, con lo cual han creado una relación clientelar importante con vastos sectores populares.

El partido en gobierno, por ejemplo, tiene un alto perfil conservador, impulsado por los sectores más retardatarios de la iglesia católica y por los grupos de poder económico al que pertenece y cobija.

No es de extrañar que rechace un marco jurídico que regule la educación sexual y reproductiva, que intenten callar a los sectores populares con el proyecto de ley del diputado Arrocha, que utilicen a los estamentos de la Policía para resolver el más mínimo asomo de protesta en el país.

Los partidos de la oposición “amigable” son parte del bipartidismo. Únicamente se han reacomodado.

La oposición “enemiga” es ese sector empresarial más neoliberal propenso a la venta del país sin tapujos y su organización es netamente clientelar. Vemos, por ejemplo, como el dueño del CD “desconoce” a los que se vendieron en la asamblea, olvidando que él los había comprado anteriormente.

Así el problema, no es si son más de derecha o si son menos de derecha. El problema planteado es político.

Políticamente, la derecha panameña está débil, no tiene propuestas coherentes hacia el país, más allá de sus prácticas clientelares.

Y esto quedó patente en las últimas movilizaciones de los gremios de educadores, cuando el gobierno en boca de su ministra de Educación expone su incapacidad de hacer cumplir el presupuesto asignado a su cartera y por supuesto mucho menos poder manejar el 6% que se le podría asignar en los siguientes años.

La debilidad del gobierno no le permite hacer todo lo que quiere. Sin embargo, nuestra sociedad no ha podido articular un movimiento nacional contestatario que nos permita ser una alternativa política.

Entonces, o ponemos a Panamá por delante y dejamos nuestros mezquinos vanguardismos atrás, o la débil derecha panameña, con candidato propio o con uno prestado, seguirá reinando a pesar de su debilidad.

Deja un comentario