El Dedo

0
33

Por Niko Jones

  • Archivar se ha puesto de moda en la Corte Suprema, donde se necesitan más archivólogos. Las denuncias contra diputados no prosperan allí, y la excusa es que faltan evidencias contra los señalados de cogerse las partidas y otras cositas.

  • Aunque parezca increíble, los parlamentarios se quejan del “bullying” del Órgano Ejecutivo para obligar a las bancadas a que elijan a un candidato oficialista en la Presidencia de la Cámara, y aprueben proyectos “inmamables”.

  • Al grito de “¡aquí no se rinde nadie, meto!”, la población salió a las calles en la provincia de Chiriquí para rechazar los planes de privatización de acueductos rurales y fuentes hídricas. En el Valle de la Luna, esa lucha social no lo para nadie.

  • Las multinacionales lo quieren todo: los puertos, la tierra, el agua y los negocios gordos. Tenía razón el erudito colombiano Rufino J. Cuervo, cuando dijo en el siglo XIX: “el que quiera conocer a Panamá, que venga, porque se acaba”.

  • En el distrito de Donoso, las compañías mineras impusieron un pasaporte a los moradores en zonas contiguas. Si alguien llega a ese territorio ajeno y segregado sin el “Passport”, se vuelve sospechoso. ¡Jo! ¿Será que allá no vale la cédula?

  • Dicen que la flamante Fuerza Águila “dejó el plumero” en la ciudad de Colón, tras ser recibida con plomo por las pandillas. Pero, otros vieron en esa retirada forzosa a una tropa de atletas uniformados, practicando para los Panamericanos.

  • La inseguridad vende. En Palacio, aseguran que los gringos le prestaron a Panamá un equipo “verraco” de La Guerra de las Galaxias, para el control aeroportuario. Obi-Wan Kenobi, Chewbacca y Anakin Skywalker podrían operarlo.

  • Entre los “chamos” que llegaron a Panamá con el cuento de que en Venezuela son perseguidos de Maduro, hay proxenetas, asaltantes de bancos, clonadores de tarjetas y secuestradores. Simón Bolívar jamás les hubiese abierto la puerta.

  • Agustín Clement irá con globitos de colores a los comicios de 2019. Luchando en la retaguardia, el ex demócrata cristiano busca la unión de personas del mismo sexo y el Estado laico “frente al fanatismo religioso” que rige en Panamá.

  • A los gays les niegan el ingreso a la Policía Nacional, donde todo el día le sacan el brillo al sable, pero sin seguir el ejemplo de los antiguos griegos, quienes usaban la homosexualidad entre soldados para “mejorar su espíritu luchador”.

  • Vuelven las lluvias y, con ellas, las inundaciones. En las barriadas de Juan Díaz y Don Bosco la gente no duerme ante la amenaza de desastres. Allá, la población está castigada por los baches en las calles y las malas construcciones.

  • En Francia, el centrista Emmanuel Macron le sacó la mugre a la ultraderecha, que parecía imparable. Los franceses rechazan ser gobernados por un troglodita loco, parecido a Donald Trump, aunque la crisis económica se los devora.

  • Pilotos de Copa Airlines presentaron un pliego de demandas laborales contra esa compañía, cuyos dueños son integrantes de un clan de avaros. Para los tripulantes, más vale un pájaro en mano que 100 volando en los cielos de Panamá.

No hay comentarios

Deja un comentario