El Dedo

0
38

 

Por Niko Jones

  • Con la fabricación de enormes bombas para lanzarlas en el Tercer Mundo, los amos del exterminio están haciendo el negocio del siglo: la guerra. Como dijo Espartaco antes de caer peleando ante los romanos: ¡Por la polla de Júpiter!
  • Mientras en Semana Santa los panameños recorrían siete iglesias para recordar al Nazareno, el hombre del copete dorado ordenaba el bombardeo a Afganistán. En Washington recuerdan la Pasión religiosa con sangre y fuego.
  • El águila harpía, símbolo nacional, tiene sus días contados, a causa de la deforestación. Al parecer, las únicas rapaces que sobrevivirán son las de la Fuerza Águila. Ojalá que esa “task force” no sea un duplicado de las SS alemanas.
  • ¿Terrorismo de Estado? Un ciudadano reveló al periodista Álvaro Alvarado, de Telemetro, que fue torturado y arrojado a un basurero por unidades del flamante grupo Águila. Es una historia de espanto que pone los pelos de punta.
  • Cuando empiezan a matar a futbolistas en Panamá, falta poco para que eliminen a dirigentes sociales. Hay manos peludas importando armas y municiones para los pandilleros que viven vinculados a la droga. A ellos, ¡no los para nadie!
  • Los ricos en Panamá se bañan en piscinas llenas de dinero y tarjetas de crédito, mientras que los pobres lo hacen en tinas con aguas contaminadas. En zonas de miseria urbana, el final de muchos se asemeja a la historia de Pedro Navaja.
  • Ministros y diputados aprovecharon la Semana Santa para sahumerios, baños con líquidos y yerbas, y trapearon el piso de sus negocios con las “Siete Bandas”, para que la suerte no los abandone. Saben que vienen más escándalos.
  • El primero en utilizar la expresión “algo tan ridículo como una torre de tortugas” fue el físico teórico, astrofísico y cosmólogo británico Stephen William Hawking. Sin duda, anticipó que ello es algo posible. ¿Estaría pensando en Panamá?
  • Como salido del libro de cuento de “Alicia en el país de las maravillas”, el director general de la CSS dice que hará cambios. Sin un informe actuarial reciente, pronto verá a un conejo con un reloj en mano, diciendo: ¡es tarde!
  • Apesta el contrato para la entrega de tierras a la multinacional Del Monte. La compañía es heredera de empresas bananeras que propiciaron la Guerra de Coto, en 1921. Es como otro muro de Trump, pero en suelo panameño. ¡Carajo!
  • El economista Juan Jované sostiene que una de las mayores cargas del gobierno de las tortugas es la incertidumbre. Ha prevenido sobre el peligro de un colapso institucional y de que un terremoto social hunda a Sansón y los filisteos.
  • Jované criticó que la Universidad de Panamá siga alejada de la discusión de temas urgentes. Por cierto, el Papa Francisco, llama a las universidades a ser protagonistas de la Educación que saque a la gente de la pobreza y el subdesarrollo.
  • Al contralor Humbert no le sienta bien el papel de encubridor. La Contraloría General debe revelar dónde está el botín de los que asaltaron las arcas del Estado, saquearon y se hicieron mansiones y palacios en Miami con plata del pueblo.

No hay comentarios

Deja un comentario