El Casco Antiguo se impregna de aroma a tabaco

0
60

El Casco Antiguo se impregna de aroma a tabaco

Por David Carrasco

En el Casco Antiguo de la capital panameña, se percibe en horas nocturnas, cada cierto tiempo, el aroma a tabaco. En una mesita iluminada por una gran lámpara redonda, los turistas encuentran a una torcedora de habanos, de manos delicadas, quien confecciona con singular maestría los puros para el mercado.

Aunque Bayano digital ha sido pionero en la lucha contra el tabaquismo, debe reflejar ese suceso, que llama la atención de caminantes y turistas, por ser un trabajo artesanal con gran tradición en Cuba y oros países del Caribe.

La torcedora mostró la forma correcta cómo debe ser confeccionado un aromático habano con buen acabado, utilizando tres capas de hojas de tabaco: seco, volado y ligero, y el capote de la hoja que envuelve el producto. El habano recién preparado debe ser dejado en reposo algunas horas antes de ser consumido

“Me siento feliz con lo que hago, y me alegra poder mostrar a la gente el proceso para la elaboración de los habanos”, respondió la interlocutora sin perder el ritmo en el proceso de enrollamiento, que ha dado fama mundial a los habanos.

Los cultivadores en las plantaciones de tabaco suelen decir que la calidad del producto final radica en la unión de cuatro factores: clima, suelo, sabiduría de los campesinos y torcedores cubanos, además de las variedades del tipo de tabaco cubano, principalmente.

Origen del tabaco

El tabaco es una planta originaria de América del Sur, se dice que llegó a Cuba entre los 2.000 y 3.000 años antes de nuestra era. Los indígenas cubanos eran grandes fumadores, pero sólo consumían la hoja de la planta con fines medicinales y ceremoniales.

A la llegada de los españoles a Cuba, la planta de tabaco se extendió por el mundo, y tuvo acogida en España. Luego se extendió a otras partes de Europa, donde se establecieron las más severas sanciones hacia el tabaco. Curiosamente, esas prohibiciones no desalentaron a los fumadores, que generaron una demanda del producto.

De hecho, el rey Felipe V impuso, el 11 de abril de 1717, un monopolio real del tabaco que se cultivaba en Cuba, decisión que pasó a la historia con el nombre de “Estanco del Tabaco”.

No obstante, quienes deseen conocer más sobre los habanos y su historia, pueden recorrer el Casco Antiguo, ver y conversar con la torcedora, quien prefirió el anonimato a la publicidad. El aroma a tabaco y en ocasiones el humo los guiará en la dirección correcta.

Deja un comentario