Dos grupos y Omar Torrijos Herrera

0
113
General Omar Torrijos Herrera, líder de la lucha de liberación nacional, en un recorrido por el Canal de Panamá.

Dos grupos y Omar Torrijos Herrera

Por Ernesto A. Holder
(Artículo publicado en el diario La Estrella de Panamá el 18 de agosto de 2014)

La historia de la ruta por Panamá, la que une a los dos océanos y redefinió muchas cosas alrededor del globo, es una historia compleja.

La historia de la ruta por Panamá, la que une a los dos océanos y redefinió muchas cosas alrededor del globo, es una historia compleja, muy compleja. Tan compleja, que muchas personas o grupos se sienten dueños de los logros. Otros, molestos por sentirse marginados de los reconocimientos y las celebraciones que se han venido dando en los últimos meses y semanas.

Algunos de estos grupos con argumentos muy sólidos y justos, si tomamos en cuenta sus contribuciones en el esfuerzo por hacer de la ruta lo que es hoy. Léase bien, la ruta: un territorio libre y soberano en donde una sola bandera ondea. Agreguemos un Canal interoceánico que ofrece réditos sustanciales a la economía del país y sirve de motor de desarrollo para la Nación. En este breve espacio, y después de las fanfarrias y la saturación mediática (mucha y muy superficial por cierto) que produce eventos de gran significancia, quiero reflexionar sobre dos grupos y un hombre.

El Isthmian Canal Commission, el 3 de diciembre de 1906, envió la lista de los empleados contratados en Barbados que arribaron a puerto en la nave Royal Mail ‘SS Solent’. Este grupo de barbadenses fue enviado al campamento “Camacho”. Se listan 162 nombres, entre estos: Clifford Jackman, Mortimer Martín, Arnold Knight, Samuel Scott, Joseph Davis y Clarence Egbert Holder, mi abuelo paterno, con la placa de identificación (Metal plate number) 10003. Así llegaron miles de constructores del Canal. Muchos murieron en el esfuerzo y los que cumplieron el cometido y se quedaron, enfrentaron duras pruebas de racismo y marginalización por el resto de sus vidas para ocupar espacios de crecimiento y desarrollo y sacar adelante a sus familias.

El domingo 10 de agosto pasado, fui el orador de fondo del Acto Anual de Aniversario No. 16, Conmemorativo a los Constructores del Canal de Panamá y los 100 años de Aniversario de la Construcción del Canal, celebrado en la Ciudad de Colón por la Organización Fraternal Elks del Atlántico y la Asociación Nacional de Empleados Federales Jubilados.

Asistieron alrededor de 125, la gran mayoría afroantillanos, hombres y mujeres que desde el podio, les pude apreciar en sus rostros el respeto y amor por sus antepasados que vinieron en esos barcos para construir este país. Al final del evento cantaron el Himno Nacional de Panamá sin pestañear y sin dudas.

No dejo de pensar en los cientos de jóvenes con los que compartí en mis años de la Secundaria y que nos manifestamos continuamente por las calles de la ciudad y a lo largo de la avenida de Los Mártires para gritarle a los “zonians” que se fueran.

El movimiento estudiantil, desde la década de 1950, ha dado la cara en la lucha por la recuperación del territorio nacional. Lideró los eventos que resultaron en los sucesos del 9 de Enero de 1964. Una y otra vez, trepó las cercas de ciclón, sembró banderas, le sacó la lengua a los zonians y soldados gringos, y puso los muertos.

Mucha gente pierde de vista o no quiere recordar que por varios años anteriores a la firma de los Tratados Torrijos-Carter, en la década de 1970, este país estaba activado constantemente y el movimiento estudiantil, particularmente, se encargó de ser incisivo a la par de los grupos obreros, los campesinos, intelectuales y demás esferas patrióticas y nacionalistas.

Por último, independientemente de lo que muchos quieren pensar de Omar Torrijos Herrera, no hay manera de que puedan borrarlo de la historia nacional como el líder que dirigió los últimos años del reclamo nacional y exigió a los Estados Unidos hacer lo históricamente justo para Panamá.

Hay una insistencia enfermiza en no mencionarlo, o hacerlo brevemente. No resaltar su monumental liderazgo nacional y, que fue él, Omar Torrijos Herrera, el que internacionalizó la causa panameña y que gracias a su astucia y liderazgo, hoy tenemos un solo territorio y una sola bandera, ondeando a lo largo y ancho de ella.

Es cierto que este Canal en los últimos 15 años ha sido una fuente de beneficios para el país, que nos da hoy la posibilidad de trazar nuestro futuro con mayor precisión, a pesar de las amenazas en la región. Pero, hago mi reconocimiento personal a estos dos grupos y a Omar Torrijos Herrera, patriotas que no han sido dimensionados con la justicia debida.

Zapadores del Canal de Panamá procedente de Barbados
Zapadores del Canal de Panamá procedente de Barbados

Deja un comentario