Conversación con el maestro Jaime

Tonosí llevó el carnaval a Las Tablas

0
2028
Jaime Dario Meléndez Hoa (Foto La Pensa)

Tonosí llevó el carnaval a Las Tablas

Por Cecilio E. Simon E.
Redacción de Bayano digital

El lunes de carnaval recibí un mensaje de voz por WhatsApp: “¿Cecilio, todavía estás en Tonosí, para que hagas una entrevista sobre el carnaval? Tengo una persona que te puede atender”.

Vine a descansar y la intensa Magda Thang me pone a trabajar, fueron mis primeros pensamientos, pero ella ya había coordinado con mi anfitrión Mario Domínguez, para que me llevara, en pleno martes de carnaval, a casa del maestro Jaime Meléndez Hoa.

Esta es la casa del maestro Jaime, preguntó Mario, quien recibió una respuesta afirmativa de una mujer que barría el portal, en tanto que él salía a nuestro encuentro del pequeño jardín que regaba. Pasen, pasen ya mi prima Magda me llamó desde México… pasen, acá les tengo un desayunito: con un buen café, unos crujientes chicharrones y plátanos fritos.

El maestro Jaime rememora que se crió con su madrina. Dejó de ser jornalero que cortaba monte por un dólar diario para viajar a estudiar. Eran tiempos en que solo se podía salir de Tonosí en avioneta. Fue el único varón de la primera graduación del Instituto Normal Rubiano. En 1970 recibió su diploma y su nombramiento de manos del General Torrijos, “porque antes nos graduábamos y recibíamos el nombramiento junto con el diploma”, dijo. Las vacantes eran en Panamá, pero yo quería trabajar en el interior. Pedí que me nombraran en Tonosí.

El carnaval entró por la Bahía de Búcaro, la encrucijada del comercio de Norte y Sur América en la que las embarcaciones  atracaban para abastecerse de agua y alimentos. En ellas arribaban migrantes procedentes de Italia, España, China y Grecia entre otros países que conocieron mujeres tonosieñas con las que se casaron y establecieron en el caserío. De acuerdo a mis investigaciones, dice el maestro Jaime, el carnaval en Tonosí nació entre 1884 y el año 1900, influenciados por esos migrantes.

En 1910 la tuna se dividió y surgieron las de Calle Arriba y Calle Abajo, como una expresión de las relaciones de poder de las fuerzas económicas asentadas en el territorio. En 1924 Mariquita Pérez fue la primera reina del carnaval tonosieño y en 1925 se coronó a Carmen Arosemena, ambas en representación de la tuna de Calle Abajo.

La competencia entre las tunas consistía en llegar a la plaza principal del pueblo y colocar en la cúspide de la Palma de la Libertad (denominación de la palma real) su escudo o estandarte distintivo. Calle Arriba no podía con Calle Abajo, porque el carnaval dependía en gran parte de los fuegos artificiales que se traían directamente de la China, señala nuestro entrevistado.

El carnaval culminaba al amanecer del miércoles de ceniza, con la quema de fuegos artificiales a las 4 de la mañana y a las 6, los integrantes de ambas tunas se embarraban con añil y se empapaban con agua. ¡A esto le llamaron culecos!

La posición estratégica y el acceso a la Bahía de Búcaro, fueron determinantes para el establecimiento United Fruit Company en el Valle. A la compañía se le entregó, mediante contrato N°10 del 13 de agosto de 1926, el 90% de las mejores tierras de la zona, para establecer plantaciones de bananos. La compañía garantizó el auge económico durante cuatro años, pero el cultivo no dio el resultado esperado, debido a que no pudieron construir represas para el regadío.  ¡La bananera fracasó y abandonó Tonosí!

Los tonosieños, inicialmente liderados por el Sr. Antonio Huertas del Cacao y posteriormente por la Confederación de las Sociedades Santeñas, lograron que las 36 mil hectáreas que ocupaba la bananera en Tonosí, fueran devueltas a la nación mediante Ley 8 de 25 de enero de 1950.

El fracaso de la empresa y la miseria que se produjo entre 1930 y 1950, provocó que los empresarios y fundadores de Tonosí se desplazaran a Las Tablas y Chitré para instalar sus negocios. ¡Ellos se llevaron su dinero y el carnaval!

Para constatar la afirmación, el maestro Jaime cita el libro de Isidoro Valdez, que precisa que el carnaval de Las Tablas se inició por los años 40 y que los tableños coronaron su primera reina en 1950.

Nuestro entrevistado hace un reconocimiento muy especial, por su destacada participación en la organización de los carnavales, a las familias Ramoneras y Chagueras de la Calle Abajo y las Cristineras de la Calle Arriba. Él afirma que en sus 47 años de diversión, solo ha perdido 3 carnavales: el año en que se quemaron las polleras de Calle Abajo, cuando murió su abuela y en el de este año, por una manda ofrecida por la recuperación de su salud.

Jaime Meléndez Hoa, maestro, investigador, escritor, poeta, promotor de la cultura tonosieña y político, fue condecorado en el 2005 con la Orden José Manuel Hurtado, máximo galardón que se confiere a los educadores panameños que dejan huellas en la comunidad a la que sirven.

No hay comentarios

Deja un comentario