Varela, el ilusionista

0
27
Caricatura de La Prensa.

 

Por Alberto Velásquez
Periodista

Cuando la gente votó por el candidato Juan Carlos Varela, muchos tenían la ilusión de que los peculados y demás robos al Tesoro Nacional serían investigados a fondo, y que los culpables de esos abusos terminarían en prisión. Ello no ha ocurrido.

Está  comprobado que hay muchos electores que no piensan y acuden a votar como “carneros de Panurgo”, sin reflexionar, sin hacer un análisis de la situación, y no recuerdan que ese candidato también había formado parte, durante más de dos años, del gobierno más corrupto jamás existente en Panamá.

Por estas y otras razones, a la fecha no conocemos una sentencia en firme que haya conseguido poner tras las rejas a alguno de los altos funcionarios que esquilmaron hasta la saciedad los fondos que todos pagamos con nuestros impuestos. Y, mientras transcurre el tiempo, esa ilusión se va perdiendo, a causa del incumplimiento oficial.

Ahora, utilizando nuevas artimañas, propias de los ilusionistas, el mandatario promete devolver el dinero prestado por miles de panameños al IVM con el décimo tercer mes. El anuncio se traduce en una vaga ilusión, pues depende de los fondos que sean liberados de los enjuiciados y hasta de los narcotraficantes, cuando sus respectivos juicios sean efectuados. Esa promesa oficialista  equivale al mismo pregón de antaño: ¡Jamás!

Y, nuevamente, como corifeos de una corte de ilusionistas, un grupo de respetados señores jubilados acude al anuncio de la devolución de la descontada segunda partida del décimo tercer mes, cuando confisquen el dinero mal habido para que sea finiquitado lo que les adeudan. Quizás, les paguen a esos ciudadanos en uno o dos años.

Como en tiempos del siglo pasado, cuando magos e ilusionistas engañaban a su auditorio, asimismo viene actuando el presidente Varela con el pueblo panameño. Demagogia a la más alta potencia, que siempre encuentra a gente que se ilusiona y comienza, desde ya, a gastar lo que todavía no ha cobrado.

Es triste que un presidente joven, quien llegó al poder con tanto entusiasmo, termine su gestión engañando a los incautos, a quienes dará una pitanza, seguramente, pocos meses antes de la realización de las próximas elecciones nacionales.

No hay comentarios

Deja un comentario