¿Silencio cómplice en la Procuraduría?

0
31
La empresa Odebrecht señalada en el caso Lava Jato.

¿Silencio cómplice en la Procuraduría?

Por Alberto Velásquez
Periodista

La más reciente reseña periodística de impacto, relacionada con el poco o ningún interés de la Procuraduría General de la Nación en atender solicitud de la justicia brasileña, con respecto al manejo de fondos millonarios de una empresa en Panamá ligada a Odebrecht, apunta a la posibilidad de que existe un contubernio para ocultar las actividades ilícitas de dicha empresa en nuestro país, a pesar de que se le está comprobando en Brasil.

La solicitud de los fiscales brasileños está poniendo en evidencia lo pernicioso que fue para quienes encabezan el actual gobierno, administrar el país con los adictos al martinerato durante más de dos años. Se contaminaron y ambas Procuradurías, la anterior y la de ahora, evidentemente están demostrando que sus actuaciones son el resultado de un maniqueísmo.

No informar, a pesar de las rogativas de urgencia, y en atención a tratados internacionales, produce malicias, y si además no se pronuncian, confirma una vez más el descrédito en que ha venido cayendo la justicia panameña, desde el más alto nivel hacia abajo.

El caso de la constructora Norberto Odebrecht y de su virtual afiliada, Constructora Internacional del Sur, es para los fiscales brasileños de “Lava Jato” un poderoso foco de corrupción, en el cual se encuentran detenidos varios de sus principales ejecutivos.

Las repercusiones tienen la tendencia a involucrar a panameños que durante los últimos años han favorecido las operaciones de la constructora Odebrech, por cientos de millones de dólares, por encima de otras propuestas, y sospechosas de retribuir coimas.

Por estas consideraciones, y muchas otras que pudieran surgir al final de su expediente, el comportamiento de las autoridades a quienes se les ha solicitado asistencia judicial, marcadamente están en una grave encrucijada. Están en medio de una situación que en la medida en que transcurre el tiempo de su silencio, la hacen ver cada vez más cómplice frente a los ojos nacionales e internacionales, como una obstrucción a la justicia y, principalmente, dando pábulo a la impunidad en medio de un continente que no avanza por causa de la corrupción.

Deja un comentario