¿Puede la conciencia vivir en las células de su cerebro?

0
22
“Probablemente la conciencia existe a un nivel más profundo de lo que pensamos hasta ahora”, Dr. Jack Tuszynski, Universidad de Alberta (Photo Credit: CBC).

Por Leonora Chapman | amlat@rcinet.ca

La cuestión de dónde termina la mente y dónde comienza el cerebro ha preocupado a los filósofos durante siglos. Ahora esa línea borrosa está en el centro de la atención, gracias a los constantes avances en neurociencia.

Los investigadores han progresado explorando el poder y la complejidad del cerebro humano, diferentes aspectos como la atención, el dormir y los sueños. Mediante experimentos con tecnología avanzada, pueden ahora observar diferentes niveles de actividad cerebral.

Pero la mente es otra cosa.

Sentido de sí mismo

Para la Dra. Susan Greenfield, la mente sólo refleja la personalización del cerebro físico a través de experiencias únicas.

Greenfield es una neurocientífica y autora de la Universidad de Oxford. Estudia cómo generamos conocimiento y conciencia de nuestra propia identidad, y argumenta que las experiencias personales dejan un patrón distinto de conexiones en las células cerebrales que lo convierten en el individuo único que uno es.

“Si piensas en las búsquedas tradicionales de deseos como el vino, las mujeres y las canciones, o el equivalente moderno, que son las drogas y el sexo y el rock and roll, curiosamente todas implican una abdicación del sentido del yo. Te deslumbras, estás fuera de tu mente. Te dejas llevar “, dice ella.

Cuando disfrutamos de un baile en una fiesta, de la emoción del esquí alpino o de beber una o dos bebidas alcohólicas, esas experiencias deterioran temporalmente las conexiones en el cerebro y su buen funcionamiento.

“Parece que no hubiera nada en el cerebro físico, que es como una pequeña casa, en la que viven cosas que causan sentimientos y pensamientos y percepciones”.

– Dr. Susan Greenfield

“Y entonces, ¿no decimos que estamos teniendo un momento sensacional? Nunca decimos, ‘Voy a salir y tener un tiempo cognitivo’”, dice Greenfield, quien también es miembro de la Cámara de los Lores británica.

Pérdida de consciencia

Las personas tienden a pensar que ciertas cosas son mentales aunque no las conozcamos, dice por su parte la doctora Patricia Churchland, neurofilósofa jubilada de la Universidad de California en San Diego.

“Por ejemplo, podría tener todo tipo de recuerdos almacenados de mi vida cuando era niña en Okanagan, Columbia Británica. Y como no los tengo conscientemente delante de mí en este momento, pensamos en ellos como inconscientes pero aún como mentales”.

Los científicos investigan otras formas en que perdemos la conciencia para tratar de comprender lo que está sucediendo en el cerebro en varios niveles.

Churchland dice que ahora dejó de hablar de la mente y solo se enfoca en el cerebro. Es el cerebro el que almacena la información, la recuerda y realiza una miríada de otras funciones para mantenernos respirando, caminando y socializando.

Es decir, no hay un lugar en el cerebro que aloje a la mente.

La mente, y su conciencia, parecen encontrarse en todo el cerebro, dicen los neurocientíficos.

¿Cómo funciona?

Esa es una pregunta que el Dr. Jack Tuszynski está trabajando para resolver. Tuszynski es profesor de física y tiene una cátedra de oncología experimental en la Universidad de Alberta, en Edmonton.

Tuszynski decortica las capas de las neuronas o las células nerviosas para explorar lo que hay adentro y cómo eso podría contribuir a la conciencia.

Tuszynski considera que el tema de la conciencia es fascinante, pero que es difícil, científicamente, ser preciso al respecto. En su opinión, la física puede arrojar luz al demostrando de manera verdadera o falsa si las afirmaciones sobre los fenómenos de la conciencia son físicamente posibles.

Definición de la Conciencia

Tuszynski define la conciencia como “un conocimiento del mundo”. En su nivel más bajo, los organismos unicelulares muestran conciencia. En el nivel superior, dice Tuszynski, cuando hablas con alguien, sabes que lo estás haciendo y estás reflexionando sobre la conversación a medida que sucede.

Considera que la mente humana es el resultado de las capacidades funcionales del cerebro, de forma similar a cómo el disco duro de una computadora almacena la memoria.

El Dr. Jack Adam Tuszynski está estudiando si la conciencia tiene una raíz mucho más profunda dentro de las neuronas. © (Universidad de Alberta).

“Probablemente concluiríamos que la conciencia existe a un nivel más profundo de lo que pensamos hasta ahora”.

– Dr. Jack Tuszynski

Pero el nivel de complejidad es mucho mayor en nuestros cerebros. Tenemos 100 mil millones de neuronas. Tuszynski dice que, en promedio, cada una se comunica con otras 10,000 a través de las sinapsis.

Arquitectura de la neurona

Entonces, ¿cómo cambian las neuronas su arquitectura e interactúan? Tuszynski compara la organización de las neuronas con la construcción de los músculos a través del ejercicio. Si se ejercita el cerebro, desarrolla habilidades más fuertes a través de mejores conexiones entre las neuronas.

¿Qué significa para la mente distinguir las operaciones del cerebro?

“Probablemente concluiríamos que la conciencia existe a un nivel más profundo de lo que pensamos hasta ahora”, dice. “Así que hoy, la mayoría de las personas estaría de acuerdo en que la conciencia surge como resultado de la actividad neuronal y la interacción entre las neuronas. Pero lo que esto nos estaría indicando es que la conciencia tiene una raíz mucho más profunda dentro de las neuronas y una neurona podría estar apoyando algunas actividades cognitivas, tal vez en el nivel primitivo y necesita muchas conexiones para aumentar esta complejidad».

Tuszynski quiere comprender la “intrincada y exquisita arquitectura” de las neuronas y la red o “autopista” sobre la cual las moléculas se mueven para transmitir material a las neuronas.

“La extravagancia del cerebro humano puede estar relacionada con este aspecto cuántico”.

– Dr. Jack Tuszynski

Tuszynski se interesó en la biofísica de las células hace unos 20 años cuando ayudó a organizar una conferencia sobre estructuras de tipo arquitectónico en células, incluidas las neuronas, llamadas microtúbulos.

A diferencia de otras células de nuestro cuerpo, las neuronas no se dividen. Y los microtúbulos no están organizados en forma de abanico como en otras células. En cambio, los microtúbulos en las neuronas se fijan en bultos paralelos, dice.

En experimentos, Tuszynski y su equipo demostraron que los microtúbulos son altamente conductivos, como las baterías. Tuszynski dice que es realmente como si las neuronas tuvieran cables eléctricos incorporados, con una polarización positiva / negativa.

Ahora, él está mirando incluso más profundamente en las neuronas y los microtúbulos en ellas, hasta la escala cuántica dentro de los átomos.

Ping pong de la física cuántica

En la física cuántica, ocurren cosas extrañas, como que los objetos pueden existir en dos lugares al mismo tiempo.

“Lo que estamos diciendo es que los microtúbulos también pueden soportar los fenómenos cuánticos”, le dice Tuszynski al periodista de CBC Bob McDonald, del programa Quirks and Quarks.

“No estoy diciendo que todo sea cuántico. Lo que estoy diciendo es que algunos aspectos particulares del comportamiento de los microtúbulos podrían prestarse a estos fenómenos cuánticos exóticos, uno de los cuales es el efecto túnel, que está básicamente relacionado con el poder de los electrones a atravesar barreras, un poco como tirar una pelota de ping pong contra la pared y la pelota va parcialmente a través de la pared y regresa parcialmente a ti».

La física cuántica también implica incertidumbre. Entonces, ¿podría eso estar conectado al libre albedrío?

Deja un comentario