Fallo judicial condena con cárcel a depredadores del humedal Laguna de Matusagaratí

0
773
Imagen de un sector del humedal Laguna de Matusagaratí. (Foto: La Estrella de Panamá).

(Redacción de Bayano digital)

La coordinadora jurídica del Centro de Incidencia Ambietal (CIAM), María Soledad Porcell, confirmó a Bayano digital el histórico fallo judicial que condena por delitos ambientales a grupos privados involucrados en graves daños al ambiente en el humedal Laguna de Matusagaratí, en la provincia de Darién, limítrofe con Colombia, de gran importancia para Panamá.

Porcell aclaró que la senencia, de obligatorio cumplimiento, debe ser remitida a las autoridades judiciales en Darién y tendrá que ser notificada al Ministerio de Ambiente para que sean adoptadas las medidas necesarias en procura de la recuperación de esa área protegida, de 140 kilómetros cuadrados, cuyas aguas habían sido drenadas en forma ilegal y sistemática para la producción de arroz y palma aceitera africana, entre otros cultivos.

Previamente, Bayano digital denunció que detrás de las actividades agroindustriales en perjuicio del humedal Laguna de Matusagaratí se oculta el rostro de paramilitarismo colombiano, que lanzó amenazas de muerte contra la periodista y ambientalista panameña Ligia Arreaga, actualmente en el exilio. Ese hecho generó diversas muestras de solidaridad en defensa de la reportera en peligro.

A continuación, este medio comparte con sus lectores el texto del comunicado emitido en forma conjunta por el CIAM y la Asociación por el Mejoramiento del Darién (AMEDAR):

El 27 de junio de 2017, el Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial emitió una icónica sentencia en donde CONDENÓ a DIEGO HURTADO PEREZ y FRANCISCO JOSÉ HURTADO PÉREZ, propietarios de la empresa Agricultura y Servicios de Panamá, S. A. (AGSE) a treinta y dos (32) meses de prisión y un (1) año de inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas por delitos contra el ambiente.

Esta condena se dio gracias a la querella penal presentada el 4 de julio de 2014 por la organización ambiental ALIANZA POR UN MEJOR DARIEN (AMEDAR) y continuada por el CIAM. Este es un gran triunfo para la justicia ambiental y los defensores ambientales como Ligia Arreaga, quien se vio forzada a dejar Panamá a raíz de las amenazas de muerte que recibió por defender la Laguna de Matusagaratí, el humedal de agua dulce más grande de Panamá.

Esta condena es icónica ya que reconoce que los señores Hurtado, propietarios de la empresa AGSE, cometieron delitos ambientales por sembrar una plantación de palma aceitera sin contar con un Estudio de Impacto Ambiental aprobado, ya que dicha plantación ocasionó la tala de bosque secundario que formaba parte del Humedal Laguna de Matusagaratí.

EL CIAM y AMEDAR celebran esta gran victoria y en aras de esta, aprovechan la ocasión para exhortar a las autoridades encargadas de la protección ambiental de Panamá de continuar y FORTALECER su trabajo en beneficio de las áreas protegidas y los ecosistemas sensitivos, los cuales se encuentran bajo la amenaza de poderosos intereses económicos que intentan ignorar el cumplimiento de la Ley.

No hay comentarios

Deja un comentario