Poeta Rubén Darío, Héroe Nacional de Nicaragua

0
169

Poeta Rubén Darío, Héroe Nacional de Nicaragua

  • Hay que conocer Nicaragua para comprobar la devoción de ese pueblo por Rubén Darío, pero también la cultura, las bellas artes, la música, la poesía, la educación.

Rosa Villacastín | Mundiario
Periodista. Colabora en Europa Press y en medios audiovisuales.

Suele pasar que las noticias más deseadas llegan en el momento más inesperado. Me ocurrió el martes cuando almorzaba en el Hotel Ritz de Madrid, donde se iba a anunciar el nombre del o de la ganadora del XIX Premio Alfaguara de Novela. Una comida distendida, en la que periodistas y escritores compartimos impresiones sobre la vida, la literatura, la situación del sector, y como no sobre la delicada situación política que vive nuestro país.

Inmersa como estaba hablando con unos y con otros. No me di cuenta de que mi móvil reclamaba mi atención. Cuando lo abrí después de que nos desvelasen el nombre del ganador Eduardo Sacheri, por su obra “La noche de la usina”, di un salto de alegría. El motivo no era para menos. Desde la Asamblea Nacional de Nicaragua me comunicaban que el presidente de la República Daniel Ortega había firmado el nombramiento de Rubén Darío como Héroe Nacional de su país, por sus muchos méritos literarios y periodísticos, y por considerar que es el símbolo de la identidad cultural del modernismo, renovador del idioma español, y de la poesía, pero también por su contribución a la Paz.

Hay que conocer Nicaragua para comprobar la devoción de ese pueblo por Rubén Darío, pero también la cultura, las bellas artes, la música, la poesía, la educación. Yo pude hacerlo con motivo de la presentación en Managua y León del libro “La Princesa Paca, el gran amor de Rubén Darío”, de los que somos autores el gaditano Manuel Francisco Reina y yo misma.

Hacía años, desde que a los 9 irrumpieron en nuestra vida -en la mía, en la de mis padres, en la de mi hermana Ángeles, pero sobre todo de mi abuela Francisca Sánchez-, el poeta Antonio Oliver y su mujer la escritora Carmen Conde, primera mujer académica de la Lengua, que quería dar a conocer una historia que como tantas otras quedó sepultada en el olvido debido a que uno de los protagonistas -en este caso el gran poeta nicaragüense-, acaparaba como es lógico todos los focos. Sacarla a la luz era un deber para mí después de oírle decir mil veces a Francisca que Rubén Darío fue el gran amor de su vida.

Que el gobierno de Nicaragua le conceda el título de Héroe Nacional al príncipe de las letras con motivo del centenario de su muerte, me llena de orgullo, entre otras muchas razones porque con la misma generosidad que homenajean a Darío, respetan y quieren a quién durante 16 años fue su mujer, su compañera de vida y madre de sus hijos Francisca Sánchez, “La Princesa Paca”, como la llamaban Amado Nervo, los hermanos Machado y el propio Juan Ramón Jiménez.

No hay comentarios

Deja un comentario