Unas relaciones internacionales erráticas

El reiterado apoyo al autoproclamado Juan Guaidó, es la piedra angular de lo que el presidente Cortizo llamó  “relaciones internacionales erráticas”.

0
189

Redacción de Bayano digital

El presidente de la república Laurentino Cortizo definió, en su informe a la nación del 2 de enero de 2020, en una palabra, lo que su gobierno recibió: “Un Desastre” (Sic). El listado de 24 retos que encontró incluye las “relaciones internacionales erráticas”.

En efecto, el gobierno de Juan Carlos Varela alineó la política exterior de Panamá con la de Estados Unidos.

  1. Declaró la Guerra a ISIS.
  2. Se alineó en la OEA contra Nicaragua y Venezuela.
  3. Fue activo en el grupo de Lima.
  4. Fue el primer país de la región, que congeló activos de funcionarios y empresas venezolanas, por instrucciones de la OFAC.
  5. Prestó el territorio nacional, para la instalación del Tribunal Supremo Judicial en el exilio.
  6. Reconoció al autoproclamado Juan Guaidó.
  7. Recibió las credenciales de la llamada embajadora designada por Guaidó en Panamá.
  8. Traspasó el manejo de los fondos de las cuentas bancarias de la sede diplomática a la llamada embajadora de Guaidó.
  9. Dio asilo a 16 militares que intentaron dar un golpe de Estado contra el presidente Nicolas Maduro y permitió que siguieran conspirando desde la sede diplomática.
  10. Autorizó que desde el territorio nacional se organizaran las operaciones logísticas para una invasión a Venezuela.

Es un hecho negado que las relaciones internacionales más que erráticas, eran sistemáticas. Varela respaldó al golpe de Estado en Honduras. No se pronuncia contra el golpe de Estado a Dima Rousseff. Tampoco lo hizo cuando Lula Da Silva fue enjuiciado y encarcelado sin pruebas. Mantuvo silencio ante la persecución de los expresidentes y colaboradores de Cristina Fernández de Argentina y Rafael Correa de Ecuador. No fue nada errático su disposición de declarar a Panamá tercer país más seguro, ante la marcha de los migrantes de Honduras hacia los Estados Unidos.

¿Qué cambió a partir del 1 de julio de 2019?

Durante los primeros seis meses del gobierno del presidente Laurentino Cortizo, las relaciones internacionales continúan el camino “errático” de su antecesor.

  1. Mantiene el reconocimiento al autoproclamado Juan Guaidó, un gobernante que no tiene el control de ninguna institución en el país, en tanto negocia con el presidente Maduro la salida de los asilados de la Embajada de Panamá en Caracas.
  2. Proclama la adhesión de Panamá al “Grupo de Contacto”, pero se mantiene activo y respalda los comunicados del “Grupo de Lima”.
  3. Mantiene como línea continua los pronunciamientos contra el gobierno de Venezuela, en tanto que los comunicados oficiales de la Cancillería, con un cuidadoso y depurado lenguaje “diplomático”, desconocen las graves situaciones que se presentan en Perú, Ecuador, Chile, Colombia y Bolivia
  4. El presidente de Perú se dio un golpe de Estado al parlamento y la Cancillería no se pronunció, no emitió un Comunicado Oficial.
  5. En el Comunicado Oficial sobre la crisis de Ecuador, expresan su apoyo a las autoridades legítimas. No hay mención de las muertes producidas por las fuerzas policiales, la violación de los derechos humanos, ni las detenciones y juicios sumarios a los opositores.
  6. Desde octubre del 2019 se iniciaron las protestas en Chile (que aun continúan) con saldo de muertos, heridos encarcelados y evidentes violaciones a los derechos humanos. El presidente Piñera declaró la guerra al pueblo, en tanto que la Cancillería de Panamá no ha emitido un solo Comunicado Oficial.
  7. Al igual que Chile, Colombia no está presente en el relato oficial de la Cancillería panameña, a pesar del asesinato sistemático de cientos de líderes sociales y la cruenta represión que se produjo durante el paro de finales de noviembre de 2019.
  8. En Bolivia se dio un golpe de Estado al presidente legítimo Evo Morales. La Cancillería panameña no ha denunciado el cruento golpe de Estado y la instalación de un gobierno de facto en Bolivia. Ella se limitó a emitir dos Comunicados Oficiales, con el precitado lenguaje “diplomático”, en los que conmina a:
    • Realizar un “un llamado al cese de cualquier acto de violencia, al respeto del Estado de Derecho, al orden constitucional y a la institucionalidad democrática de ese país”,
    • Lamentar  “la profunda división política y social por la que atraviesa en estos momentos el pueblo boliviano, que se ha traducido en actos de violencia y pérdida de vidas humanas”.
    • Hacer un llamado a “privilegiar el diálogo como instrumento de solución, para el más pronto y efectivo retorno a la plena vigencia de la institucionalidad democrática”.
    • En la OEA, la representación panameña votó contra la discusión de la situación de Bolivia, presentada por los países del Caribe, pero luego, de manera contradictoria, aprobó la resolución.

Las constantes visitas de procónsules representativos del gobierno de Donald Trump y la realización de maniobras militares durante la conmemoración del 30 aniversario de la invasión a Panamá parecen recordar al presidente Cortizo que el gobierno cambió, pero los intereses de Estados Unidos se mantienen invariables.

El reiterado apoyo al autoproclamado Juan Guaidó, es la piedra angular de lo que el presidente Cortizo llamó  “relaciones internacionales erráticas”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here