Otro Grito en La Villa ¿Ironia o ratificación?

Varela no pudo mantener la candidez con la que hasta ahora ha respondido a muchas preguntas.

0
713

Otro Grito en La Villa ¿Ironia o ratificación?

Por Julio Bernúdez Valdés
Redacción de Bayano digital

En la Villa de los Santos los gritos han llevado en la médula la dignidad nacional. El del 10 de noviembre de 1821 abrió las puertas a la dignidad de una Nación, harta de pagar tributos a la corona española que luego los usaba para reprimir las acciones anticoloniales.

Cuando aquel diez de noviembre, tras cabildo abierto, se abrió camino la independencia del pais, el grito se fue reproduciendo en Penonomé, Aguadulce, Santiago.

Este sábado alguien volvió a gritar en La Villa de Los Santos. Esta vez ha sido el viejo sindicalista, luchador y folklorista Marcelino Ruiz. Y lo ha hecho de frente, con el valor y el desenfado de un buen santeño, ante el señor presidente Juan Carlos Varela, con una inquietud que ya lleva tiempo en las mentes y los corazones de muchos panameños:

«!Qué me parta un rayo si Varela no esta implicado en el caso Odebrecth!»

Marcelino lo gritó mientras el señor Varela presidía los actos del 10 de noviembre en La Villa, ante muchos santeños que además se hacían otras preguntas, por ejemplo:

  • ¿Dónde está todo el dinero de este quinquenio? Las obras que presenta no concuerdan con semejante fortuna.
  • ¿Por qué Colón después de cinco años está peor?
  • ¿Por qué no se ha resuelto el tema del agua en cientos de localidades que carecen del líquido vital?

Sí, Marcelino solo dio el primero de muchos gritos que anidan en el pecho de mucha gente, pero ante el cual esta vez Varela no pudo mantener la candidez con la que hasta ahora ha respondido a muchas preguntas.

Esta vez mandó a arrestar al santeño que gritó, que como muchos nacionales está insatisfecho con una administración de justicia que es rigurosa para unos y genuflexa para otros. Varela mandó a arrestar a Marcelino Ruiz por gritar, allí donde los gritos además de ser sagrados han sido celebrados por 197 años. Ha reprimido una forma tradicional de protesta, que ha conllevado además una multa se 300 balboas.

Sin duda el señor Varela va sentando precedentes, no solo por lo sensible de su epidermis sino también por su altanería, por el rencor, el tono vengativo de sus acciones y por la manera de evadir el sagrado deber de responder ante el pueblo al que debe respetar.

SALUDOS MARCELINO RUIZ, ojala tu grito despierte el de más panameños para ver si Varela construye más cárceles donde meta a los muchos panameños que le van a seguir gritando o se hace más rico con más multas de 300 dolares, porque #MarcelinoSomosTodos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here