La Ley Helms Burton, espada de Damocles sobre la soberanía cubana

0
42

Discurso de S.E.  Lydia Margarita González Navarro, embajadora de la República de Cuba en Panamá, el 14 de junio de 2019 en la Biblioteca Simón Bolivar de la Universidad de Panamá, en el Foro  Ley Helms-Burton injerencismo y extraterritorialidad.

Estimados invitados especiales, miembros del cuerpo diplomático acreditado, decanos, profesores y estudiantes universitarios, hermanos cubanos y amigos panameños.

Buenas tardes

Quisimos iniciar este Foro dedicado a denunciar la aplicación de la Ley Helms Burton, espada de Damocles sobre la soberanía cubana, recordando a dos grandes luchadores de nuestra gesta de independencia, en su aniversario de natalicio.

Nacidos un 14 de junio, pero de diferentes siglos, al Guerrillero Heroico Ernesto Che Guevara y al Mayor General Antonio Maceo los une el coraje, la firmeza de su carácter y sus ansias independentistas.

El legado de Maceo, 174 años después de su nacimiento y del Che, luego de 91, continúa vigente en la lucha del pueblo cubano y latinoamericano, contra los intentos injerencistas del imperio.

S.E. Lydia González Navarro, embajadora de Cuba en Panamá (Foto Bayano digital)

Ese pueblo cubano que inició su gesta de independencia en 1868 y que luego de la sangre derramada vio perecer su independencia con el establecimiento de la República Neocolonial en 1902 es nuevamente amenazado por el poder imperial.

El bloqueo más largo de la historia, que por casi 60 años se aplica contra el pueblo cubano, es ahora internacionalizado mediante la puesta en vigor de la Ley Helms Burton en su integridad, que incluye la aplicación de medidas coercitivas contra terceros países, a fin de interrumpir sus relaciones de inversión y comerciales con Cuba y someter a esos Estados soberanos a la voluntad de los Estados Unidos.

La Ley Helms-Burton, en vigor desde 1996, codificó el bloqueo contra Cuba y fortaleció su alcance extraterritorial. Desde entonces los sucesivos presidentes estadounidenses, hicieron uso de su facultad ejecutiva para suspender, cada seis meses, la aplicación del título que ahora se activa.

Foro Ley Helms Burton, injerencismo y extraterritorialidad (Foto Bayano digital)

Con el declarado objetivo de imponer un gobierno en Cuba y recuperar el dominio de Estados Unidos sobre la isla, la Ley Helms-Burton, a través de sus cuatro  títulos constituye un ataque directo a la soberanía de Cuba y a su  sistema político y económico.

La retórica hostil del actual gobierno de EE.UU. hacia Cuba tiende a retomar el carácter agresivo del Plan Bush ideado en 2004, que al igual que la Ley Helms Burton, resultan fabricaciones  contrarias a toda norma del derecho internacional y de las relaciones entre naciones.

El plan Bush contemplaba entonces la aplicación total o selectiva del Título III de la Helms Burton, pero incluso en ese período de fuertes confrontaciones, fue suspendida cada seis meses su aplicación. Y es que el Título III de la Ley Helms-Burton pretende usurparle a Cuba la riqueza del país, la infraestructura, las tierras cultivables, las industrias, los recursos mineros, el potencial energético y las de su desarrollo.

El título III otorga el permiso de nacionales norteamericanos a llevar a cortes de los Estados Unidos a todo extranjero que “trafique” con “propiedades norteamericanas” en Cuba, entendiéndose como “propiedad norteamericana” aquellas que fueron nacionalizadas en 1959 al Triunfo de la Revolución. Donde queda entonces  “el  derecho de todo Estado de nacionalizar, expropiar o transferir la propiedad de bienes extranjeros, y el deber de pagar una compensación apropiada, teniendo en cuenta sus leyes y reglamentos aplicables y todas las circunstancias que el Estado considere pertinente”, tal y como establece el Derecho Internacional.

Con la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton cualquier cubano estaría expuesto a la presentación,  ante tribunales de los EE.UU., de  demandas por la propiedad de la vivienda que ocupa, el centro de trabajo en que labora, la escuela a la que asisten sus hijos, el policlínico donde reciben atención médica y los terrenos sobre los que se edifica su barrio.

Al propio tiempo se permite la presentación de demandas judiciales en tribunales de los Estados Unidos contra empresas incluidas en una arbitraria Lista de Entidades Cubanas, constituyendo una escalada en la conducta agresiva de la actual Administración.

No se ataca a Cuba sola, se ataca el multilateralismo, los principios de igualdad soberana y coexistencia pacífica. Se atenta contra el derecho internacional y la soberanía de los estados interesados en mantener relaciones económicas  con Cuba en consonancia con las leyes internacionales. En estas circunstancias levantar nuestras voces reclamando justicia se convierte en deber de los patriotas cubanos y latinoamericanos.

Aprovechamos la ocasión para agradecer a los muchos que han estado y están a nuestro lado luchando contra esta agresión a la soberanía y al derecho.

Muchas gracias.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here