Investigaciones oceánicas de Cuba atraen interés internacional

0
36
Riqueza biológica marina en aguas cubanas. (Foto: © Flickr/ Andy Blackledge).

LA HABANA (Sputnik) – Investigaciones marítimas que realiza el Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos (CEAC), sureña provincia cubana situada a unos 240 kilómetros al este de La Habana, despiertan el interés de foros internacionales por su importancia para la región del Caribe.

El portavoz de esa institución, Maikel Hernández, confirmó a Sputnik que especialistas del CEAC y funcionarios del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) realizaron con éxito un muestreo de corales en aguas cercanas a Rancho Luna, principal balneario de esa ciudad del centro de la isla.

Hernández aseguró por vía electrónica que la pesquisa supervisada desde el punto de vista técnico por un experto del OIEA tuvo como objetivo mejorar las capacidades regionales de recolección de núcleos de corales pétreos.

Estos elementos de la biodiversidad serán utilizados para evaluar históricamente el fenómeno de la acidificación oceánica con el empleo de técnicas isotópicas, afirmó la fuente.

Paolo Montagna, del Instituto de Ciencias del Mar (Ismar), de Italia, encabezó el pesquisaje llevado a cabo junto a investigadores del CEAC y personal del Centro de Buceo de Rancho Luna, reportó Hernández.

Esta acción, coordinada por el CEAC y auspiciada por el OIEA, es parte del Proyecto Regional RLA 7020 denominado “Establecimiento de una Red de Observación en el Caribe para la acidificación de los océanos y su impacto en el florecimiento de Algas Nocivas (FANs), utilizando técnicas nucleares e isotópicas”.

Iniciado en 2014, este proyecto busca fortalecer las capacidades investigativas de los países del Caribe para evaluar la acidificación provocada por las emisiones de dióxido de carbono que el mar absorbe y la disminución del PH, medida de acidez o alcalinidad de una disolución.

Cuba planifica estudios similares en la costa norte para evaluar la evolución de este fenómeno en ambos litorales, según se informó.

Así mismo, el CEAC fue sede recientemente del taller de inicio del proyecto “Circulación, conectividad y cambio climático en la plataforma costera de Cuba”, del cual es rector y en el que participan representantes de diversas instituciones nacionales.

Esta investigación pretende modelar la circulación de las corrientes marítimas alrededor de Cuba y toma como escenario demostrativo este movimiento acuático en el sur del país.

De acuerdo con el doctor Alain Muñoz, jefe del proyecto, investigadores oceanográficos caribeños tuvieron con anterioridad este tema como objeto de estudio, pero ninguno llegó hasta la plataforma insular cubana.

Sin embargo, otros científicos de la isla han desarrollado simulaciones de las características hidrodinámicas en la costa suroccidental, en particular en el Golfo de Batabanó, y han evaluado indistintamente la circulación en el canal de Yucatán y su interacción con la contracorriente cubana.

Muñoz explicó que ahora se pretende extender estos estudios al Golfo de Batabanó, el de Ana María (parte central cubana de la costa meridional) y el de Guacanayabo (en el sureste del país), ricos en recursos pesqueros.

Las fuentes consideran importante identificar mediante herramientas físico-matemáticas cómo interactúan las corrientes del Caribe con la plataforma cubana y precisar su influencia sobre especies que pudieran servir para trazar los procesos de circulación, y evaluar así la conectividad que pudieran tener las aguas del sur de Cuba.

Previsto para un trienio, además del CEAC en este programa intervienen la Universidad de Cienfuegos, la de La Habana, el Centro Nacional de Áreas Protegidas (CNAP), el de Investigaciones Pesqueras y el Ministerio de la Industria Alimentaria.

Científicos del CEAC ultiman también los preparativos del estudio de materiales de interés para la aviación de Rusia en condiciones tropicales sobre la base de un acuerdo de colaboración, recordó el investigador principal de esa institución, doctor Carlos Alonso.

Un acuerdo de colaboración entre esta institución y el Centro de Investigaciones de Materiales para la Aviación de Rusia fue rubricado en julio de 2016 en Moscú, y esa es la base de esta sinergia, dijo Alonso a Sputnik.

Después de la firma del acuerdo de colaboración, informó, evaluamos las acciones inmediatas que se pueden establecer, en primer lugar el establecimiento de una estación experimental para analizar materiales tanto rusos como cubanos y estudiar su degradación en el ambiente del trópico.

Subrayó que en este caso es un interés de los centros de investigación de Rusia, pero también de Cuba para estudiar los nuevos materiales e incluso los efectos del cambio climático.

Mencionó incrustaciones ambientales, gasificación de los océanos y todo lo convencional respecto a la corrosión, no solo de materiales de la aviación y del transporte sino también para la construcción, uno de los sectores priorizados en la modernización del modelo económico cubano.

Allende las fronteras nacionales, el CEAC es referente en la región caribeña para la aplicación de tecnologías de avanzada en el estudio de sistemas costeros y tributa sus resultados a escala de trópico en el Caribe, uno de los puntos que provoca interés en la contraparte rusa, concluyó Alonso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here